Acuerdo provisorio entre el P5+1 e Irán

30 de noviembre de 2013

30 de noviembre de 2013 — El pasado domingo 24 de noviembre, el grupo de los 5 países miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, más Alemania (el grupo P5+1) firmaron en Ginebra un acuerdo provisorio con Irán para los próximos seis meses, el cual congelará efectivamente gran parte del programa nuclear de Irán, a cambio de miles de millones de dólares que obtendrá con la suspensión de las sanciones económicas. Según informó un alto funcionario de inteligencia estadounidense involucrado en el proceso, el acuerdo es un primer paso provisorio para evitar un nuevo conflicto militar en el Golfo Pérsico que podría estallar sin control.

La fuente informó que los aspectos esenciales del acuerdo se plantearon desde el jueves 21 de noviembre, en una reunión entre los negociadores de Estados Unidos, los europeos e iraníes, y que se tomó algunos días para que Teherán aprobase la redacción final. El sábado 23 de noviembre, el secretario de Estado de EU, John Kerry, se reunió con la negociadora de la UE, Catherine Ashton y con el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Javad Zarif, durante 90 minutos. Inmediatamente después de esa reunión, Zarif se reunió con los ministros de Relaciones Exteriores de Rusia y de China, quienes le dieron su más firme respaldo al acuerdo, garantizando efectivamente que no se traicionaría a Irán. "Los chinos hicieron mucho para gestionarlo", destacó la fuente. El martes 19 de noviembre, el Presidente iraní, Hassan Rouhani, había hablado por teléfono con el Presidente de China, Xi Jinping. En esa conversación, Rouhani solicitó a los chinos que fungieran como "gestores honestos" y garantes de que cualquier acuerdo sea en el interés de Irán.

La fuente también destaco que, lo más importante para allanar los obstáculos finales fue el consenso entre los seis países miembros del P5+1, entre ellos Rusia y China, aunque las reseñas noticiosas destacaran el papel del secretario de Estado John Kerry.

La fuente confirmó que el acuerdo incluye, por parte de Irán, detener la construcción del reactor de agua pesada en Arak, congelar cualquier centrífuga nueva o cualquier otro equipo de enriquecimiento avanzado de uranio, inspecciones diarias de todos los sitios pertinentes y la liberación de aproximadamente $7,000 millones de dólares en activos congelados así como otros alivios en las sanciones, como la importación de alimentos, medicinas, y de repuestos para la aviación comercial.

La Casa Blanca le dio todo su apoyo a las pláticas, en parte porque el Presidente Obama estaba cada vez más desesperado en revertir el derrumbe de su imagen, la caída de su calificación de aprobación popular, como resultado del fiasco con su programa de salud y otros grandes fracasos.

El equipo que manejó las negociaciones por parte de Estados Unidos es notable. De acuerdo a un informe publicado el domingo 24 en Al Monitor, el subsecretario de Estado de EU, William Burns, que había sido el principal negociador estadounidense en control de armas y embajador en Rusia, realizó intensas gestiones confidenciales extraoficiales con los iraníes, que comenzaron incluso antes de la elección de Rouhani. Esas pláticas aceleraron en agosto de este año hasta llegar al intercambio de cartas y llamadas telefónicas entre los Presidentes Obama y Rouhani en septiembre.

Además de Burns y de Wendy Sherman, quien condujo las pláticas de Ginebra, participaron de lleno en los esfuerzos extraoficiales otros dos funcionarios de seguridad nacional del gobierno estadounidense. Jake Sullivan, quien es actualmente el principal asistente en seguridad nacional del vicepresidente Joe Biden. Antes fue asesor de campaña de Clinton y fue jefe de planificación en el Departamento de Estado durante el gobierno de Clinton. Cuando se mudó al despacho de Biden, el otro negociador extraoficial clave, Puneet Talwar, pasó al Consejo de Seguridad Nacional. Talwar fue por mucho tiempo asistente de Biden en la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, la cual presidió Biden antes de ser elegido vicepresidente. Antes, Talwar era el principal asistente de seguridad nacional en el despacho del vicepresidente.

La fuente informó que, de acuerdo al documento firmado el domingo 24 en Ginebra, el acuerdo se puede defender de los ataques que se pueden anticipar desde Israel, Arabia Saudita y de los intransigentes en el Congreso de Estados Unidos.