El conflicto entre Haití y República Dominicana tiene sus raíces en la política genocida angloholandesa

30 de noviembre de 2013

30 de noviembre de 2013 — Como resultado de la política genocida angloholandesa de despoblación, está en marcha otro espantoso desastre humanitario, en esta ocasión en el Caribe.

Después del fallo que emitió un tribunal de República Dominicana en septiembre de este año, en el sentido de que se podía expulsar a los haitianos residentes nacidos en República Dominicana cuyos padres estuviesen ilegalmente en el país, se han incrementado los disturbios violentos en contra de los haitianos y las expulsiones obligadas de haitianos han aumentado dramáticamente. Hasta la fecha, 357 haitianos han dejado el país, ya sea expulsados a la fuerza o porque temen por sus vidas. Se estima que unos 200,000 haitianos se verían afectados por esta medida.

La República Dominicana siempre ha sido una válvula de escape para Haití, a la que los haitianos pobres se dirigen en busca de empleos y un nivel de vida ligeramente mejor. "Hemos venido aquí porque padecemos hambre; en Haití hay hambruna. Hay mucha pobreza en Haití", dijo un haitiano adolescente al que cita Mother Jones el 19 de noviembre.

A pesar de la historia de conflictos entre las dos naciones, esto no es solo un problema local. La desintegración financiera global y las políticas genocidas impuestas por la oligarquía financiera de Londres y Wall Street, tiene devastada a la República Dominicana, cuyo gobierno ve a la creciente población haitiana como una carga económica que no puede manejar. El resto del Caribe que depende del turismo está en una situación similar, con enormes dificultades para poder enfrentar a los carteles de la droga y los crímenes relacionados con el narcotráfico, que tiene secuestradas a esas naciones y que ha crecido en tanto sus economías se desintegran y el turismo desaparece.

Y tres años después del terremoto del 2010, gracias a la política de genocidio deliberado de Barack Obama, Haití es hoy un infierno de desesperanza económica donde hay una epidemia de cólera que está fuera de control, que se evidencia por el número cada vez mayor de haitianos que dejan el país en embarcaciones inseguras, víctimas de contrabandistas inescrupulosos, con la idea de llegar a Puerto Rico y luego a la Florida, que a causado una grave crisis humanitaria que no es diferente a la de los refugiados africanos que escapan de las guerras, la pobreza y las enfermedades que azotan sus naciones. Treinta haitianos se ahogaron en el mar cuando su embarcación se volcó cuando iba rumbo a Puerto Rico. La cadena noticiosa NBC News informó el 25 de noviembre que de acuerdo a las autoridades policiales, solo este año más de 2,100 haitianos fueron interceptados en las embarcaciones que hacen este peligroso viaje rumbo a Puerto Rico, ¡comparado a solo 139 haitianos en los últimos cuatro años juntos!