Legisladores estatales se enfrentan a Wall Street en la reunión de la NCSL – informe actualizado

7 de diciembre de 2013

7 de diciembre de 2013 — En el Foro Legislativo de la Conferencia Nacional de Legisladores Estatales (NCSL, por sus siglas en inglés), que se llevó a cabo en Washington, DC, del 4 al 6 del presente, Wall Street ejecutó una operación hamponil para impedir que los legisladores votaran una Resolución de respaldo a la reinstitución de la ley Glass Steagall, [1] la cual fue introducida por la representante de Maine Andrea Boland, y estaba copatrocinada por otros 18 legisladores estatales de 15 estados diferentes. Los cabilderos de los grandes bancos se hicieron presente en bloque (como una patota) merodeando entre los más de 200 asistentes al Foro; las redes de Wall Street activaron tres cartas para hacer sentir su peso en contra de la Resolución de Boland, una de la Asociación de Banqueros de Maine (ABA, Maine), [2] otra de la Asociación de Banqueros de Nueva Hampshire (ABA, NH), y una carta conjunta del gobernador de Maine y su Comisario del Departamento de Desarrollo Económico y Comunitario. [3]

El enfrentamiento llegó a su punto crítico a mediodía del jueves 5, cuando la comisión pertinente de la NCSL pasó a discutir la Resolución sobre Glass-Steagall. La representante Boland hizo una potente y enérgica presentación de 23 minutos, a lo que los 10 miembros presentes de la Comisión respondieron con una perorata totalmente pagada por los banqueros, con citas de las cartas de la Asociación de Banqueros. La comisión votó unánimemente en contra de la Resolución, pero en los hechos quedó muy claro el triunfo personal de la representante Boland y del principio de Glass-Steagall sobre la corrupción de quienes todavía se postran ante los banqueros en la espera de alguna dádiva.

Es patente que en Wall Street hay pánico. El enorme despliegue que ya habían hecho en agosto a la reunión anual de la NCSL evitó en aquel momento que se aprobara una resolución similar que exigía que el Congreso nacional actúe ya para aprobar las propuesta de ley Glass-Steagall que actualmente descansan en el Congreso, la HR 129 en la Cámara de Representantes, y los proyectos S. 1282 y S. 985 en el Senado; pero no obstante, el impulso nacional para zafarse de Wall Street y de sus mortales delitos con la especulación, ha seguido creciendo.

Glass Steagall ante la Comisión; los banqueros patrullando

El siguiente recuento de lo que sucedió en la audiencia de la Comisión de Comunicaciones, Servicios Financieros y Comercio Interestatal de la NSCL, donde se discutió el jueves la Resolución, nos la proporcionó una persona que estuvo presente en la audiencia, en la que solo participaron 10 miembros de (que consta de 16 a 18 miembros) y donde no se permitió hacer grabaciones. Del total de 30 personas presentes en el público, por lo menos la cuarta parte eran cabilderos de los bancos, entre ellos gente del Bank of America, JPMorgan Chase, Citigroup, y de la Asociación de Banqueros Americanos (ABA), actuando como grupo de presión a nombre de Wall Street, patrullaban los salones del evento. [La mañana del viernes temprano, en una audiencia diferente, un corresponsal de EIR fue expulsado de la conferencia, por no tener "las credenciales correctas". Esto sucedió justo después de que el corresponsal, quien cubría una sesión sobre la privatización de Fannie Mae y Freddie Mac como parte de una "reforma" bancaria, hizo una pregunta sobre la Glass-Steagall. Poco después, no solo fue expulsado de la sala, sino que otros periodistas fueron sujetos de un chequeo sumario de sus credenciales, para determinar si pertenecían a los "medios de comunicación legítimos"].

La Comisión de Comunicaciones, Servicios Financieros y Comercio Interestatal de la NSCL, se reunió a la 1:30pm, y lo primero a tratar en el orden del día fue la Resolución sobre la Glass-Steagall. Su patrocinadora, la representante del Congreso del estado de Maine, Andrea Boland, fue llamada a declarar como testigo, y dio una elocuente y espontánea presentación de 12 minutos, exigiendo la aprobación de esta resolución. El texto de la misma estaba proyectado en una pantalla; y partes de esta se leyeron en alta voz. Incluso el texto estaba disponible en la libreta de la conferencia de la NCSL.

Pero además de eso, todos los participantes de la audiencia habían sacado copia de una ataque contra esta Resolución, que le fue enviado a los legisladores el 3 de diciembre por George Gervais, Comisionado del Departamento de Desarrollo Económico y Comunitario de Maine, a nombre de él y del gobernador Paul LePage, un hombre muy despreciado en su propio estado.

Presentación de la representante Andrea Boland

La representante Boland comenzó su presentación ante la comisión de la NCSL explicando su Resolución para Reinstituir la Glass-Steagall. Luego continuó hablando de manera muy directa a sus colegas legisladores, a quienes les dijo (en paráfrasis): Yo sé que la Asociación de Banqueros Americanos (ABA) y los banqueros han estado presionando en contra de la Resolución. Yo sé que todos ustedes necesitan recabar dinero para que los reelijan. Yo sé que los banqueros andan por todas las legislaturas. Yo sé que será difícil para muchos de ustedes votar por esta Resolución, porque los banqueros tienen un grupo de presión muy poderoso.

Pero miren: la crisis está en los encabezados de la prensa, dijo, y leyó un encabezado: "JPMorgan Chase hizo un arreglo judicial por $13,800 millones"; y luego otro, "Bank of America hizo un arreglo judicial por las hipotecas malas", y leyó de los recortes de periódico: "La puntuación de los bancos de Estados Unidos está en un récord mínimo. Los bancos pequeños están fuera del negocio, mientras que los granes bancos siguen creciendo". No hay préstamos para la gran mayoría de la gente, dijo. Y los bancos más grandes están especulando en un nivel nunca antes visto desde el crac de 1929.

Déjenme darle a esto un enfoque personal, dijo. En mi otra vida, soy una examinadora de títulos de bienes raíces, y he visto el cambio dramático que ha sucedido. Antes, abogado examinador firmaba con su nombre al certificado del título y lo respaldaba. Ahora tenemos los seguros de títulos, y el abogado no tiene que ser responsable de su examen.

Ahora, está sucediendo lo mismo con los bancos grandes; están vendiendo protecciones con valores, para protegerse de desastres. No me extenderé mucho en cada detalle, pero éste proceso nos está llevando a una nueva crisis.

Cuando yo le planteo a la gente común de Maine el asunto de la Glass-Steagall, dijo, me dicen: "Eso tiene sentido. No se debería especular con el dinero que la gente deposita en el banco". Hay que asegurarle a la gente común sus depósitos, que solo quieren que el dinero esté seguro en el banco. Si la gente quiere especular, deben ir a una casa de bolsa o a una firma de corretaje, señaló.

Hoy, la gente deposita su dinero, y se especula con el. Es posible que se emita una hipoteca; y entonces la hipoteca se saca del pueblo. Solía ser el caso que las hipotecas se quedaban en el pueblo. Tú conocías a tu banquero. Y hemos perdido lo que eso.

Es tal cual cómo cuando yo soy una examinadora de títulos. Vi cuando los precios de algunas propiedades se fueron a la estratósfera. Y me dije a mí misma, ¿cómo puede ser eso? Y luego vi como vendían con urgencia rápidamente las hipotecas a un mercado secundario; y lo que pasó después es que, estarían vendiéndolas, las revendían, las colocaban, y de nuevo las revendían. El proceso ahora es vender, revender, colocar la misma hipoteca. Los bancos comerciales esencialmente se están financiando de la misma manera que los bancos de inversión.

Y para mantener este proceso andando, están recibiendo 85 mil millones de dólares al mes por parte de la reserva Federal, para seguir haciendo esto. Si la Reserva Federal siquiera menciona que va a reducir esto, inmediatamente el mercado de valores se cae.

El sistema bancario: una castillo de naipes

Ahora es como un castillo de naipes. Globalmente hay 70 billones de dólares de PIB, y hay 770 billones de dólares de derivados a nivel global ¡respaldados por el PIB! Esto no tiene ningún sentido.

Se está financiando a los bancos, pero los comercios no pueden conseguir préstamos. En muchos estados, la autoridades de obras públicas, que construyen la infraestructura, no pueden conseguir dinero porque se está yendo a otros lugares. Y ahora, en tanto peleamos para restablecer la Ley Glass-Steagall, estamos recibiendo amenazas de parte de los banqueros, quejándose, 'porqué no nos llamaste, para hacernos saber tus preocupaciones'.

En Maine, el Bank of America está amenazando con botar a más de mil personas, y en mi zona ocho personas perderían su empleo. Y la gente cree que esto es de lo que se trata.

Y bien, si se aprueba la Glass Steagall, le va a doler a algunos banqueros. Pero prefiero que le duela a los bancos, que no el dolor que causa a todos los demás por no hacer esto.

Díganse a ustedes mismos, hay unos $700 billones de dólares que se transan en derivados financieros, frente aun PIB de $70 billones; eso es como que una pequeña olla sostiene a una torre gigantesca. Alguna gente va a perder mucho. Pero mi gente y los ciudadanos que ustedes representan van a ganar mucho.

Les va a doler a la gente en la cima, mucho dolor. Pero es mejor eso, que el dolor de la gente de abajo.

Responden tres que se picaron

La valiente presentación de Boland provocó no solo a los miembros de la Comisión sino además a quienes estaban presentes en la sala. Inmediatamente 4 de los nueve miembros de la Comisión se levantaron para hablar.

El senador Travis Holdman, senador de Indiana, fue el primero en hablar. Ex presidente de un banco, y presidente de la Comisión Bancaria del Senado del estado (donde no se aprobó la resolución para restablecer la Glass-Steagall, a pesar de que sí fue aprobada por la Cámara de Representantes de la Cámara de Representantes del estado), dijo, 'Yo tomo como una ofensa personal que se implique que estoy recibiendo dinero de los banqueros, y que se implique que eso es lo que influye en lo que hago. Si acepté contribuciones en Indiana, inmediatamente me hubieran llevado a juicio por cargos de ética. ¿Cómo se atreve a insinuar eso?'

El legislador de Indiana estaba completamente histérico, y continuó: 'La dama de Maine, a quien respeto, les leyó algo del Wall Street Journa , bueno, yo también les voy a leer algo del Wall Street Journal'. Seguidamente tomó un ejemplar del WSJ del jueves, "Banks Brace for Tighter Regulation" (Los bancos abrazan regulaciones más estrictas), indicando 'ahora déjenme seguir leyendo de los periódicos', pero en vez de seguir con el periódico, tomó una fija de datos de la ABA, y la leyó palabra por palabra! Leyó por cinco minutos, como si eso fuera del periódico. El tipo incluso dijo que era del periódico.

Y además, llegó y dijo que, es cierto que la Resolución por la Glass-Steagall se aprobó en la Cámara de Representantes de Congreso de Indiana, pero no así en el Senado, y todo mundo sabe que si solo se aprueba en una Cámara, no vale ni lo que vale el papel en el que está escrita.

Yo pienso que no necesitamos la Glass-Steagall, tenemos que derogar la Ley Dodd-Frank y privatizar Fannie Mae y Freddie Mac, dijo. Y dicho eso se sentó.

El segundo que respondió fue Wayne Harper, presidente de la Comisión, quien primero mencionó todas sus credenciales. "Soy presidente de la Comisión de Comercio y Trabajo en Utah. En nombre de la sinceridad. Soy un contador y hacía auditorías a bancos en la década de 1980, para asegurar que cumplieran con los requerimientos de la FDIC. Seré honesto. Francamente, he recibido más presión de la gente de LaRouchePAC, que de la ABA. Si alguien aquí vota por la Resolución, eso no quiere decir que respaldan a LaRouchePAC. Y si votan en contra de la Resolución, no quiere decir que respaldan a la ABA.

Luego de aplicar esa fórmula retórica, de impacto calculado, Harper dijo que quería leer algo, y tomó la carta de Maine del 3 de diciembre, y la leyó para atacar la Resolución por la Glass-Steagall, para terminar diciendo que 'creo que, en base a esto, debemos de derrotar la Resolución'.

Luego el senador del estao de Maine, comenzó alabando a Andrea Boland, diciendo que "como siempre, es muy apasionada en los temas por los que pelea. Sin embargo, en esto no estamos de acuerdo. Maine tiene 9,000 personas en las instituciones financieras que podrían resultar afectadas. Yo pertenezco al Consejo Directivo del banco Gorham Savings Bank, y el presidente de nuestro banco es ahora el presidente estatal de la Asociacion de Banqueros de America en Maine. Y no solo eso, nada más para que quede claro, la Asociación de Banqueros de Maine si contribuyó a mi campaña, dijo. Y luego bromeando con los cabilderos de los bancos, dijo 'francamente, fue un contribución muy pequeña, y yo esperaba más'. Y luego siguió leyendo la carta de la ABA.

Refutación de Andrea Boland

Andrea Boland intervino al final para refutar y pidió la palabra. Le dieron un minuto. Dijo: yo sé, que los banqueros saben como defender su posición ante ustedes. Y yo sé que ustedes recibieron cartas de ellos sobre el asunto. Y yo me disculpo por la carta que recibieron de mi gobernador y también porque la carta estaba firmada por el Secretario de Desarrollo Económico.

'Yo tengo otra resolución en una comisión adjunta sobre la protección de la red de electricidad, y nuestro secretario de Desarrollo Económico, el señor Gervais, quien firmó esa carta, ni siquiera consideró las medidas para proteger nuestra red eléctrica, pese a que mi resolución fue aprobada por la legislatura de Maine. Es duro cuando se pierde la electricidad.

'Todos los argumentos que se presentaron hoy contra esta Resolución, es pura desinformación. Les exhorto a considerar los razonamientos de Elizabeth Warren, Marcy Kaptur y de Tom Harkin, y no los argumentos de los bancos. Sigan lo que dice Elizabeth Warren contra los bancos'.

Luego se votó y se rechazó por unanimidad de los presentes, excepto por el voto de Maine, que estuvo dividido. Cabe señalar que cuando menos dos miembros de la Comisión que previamente habían dicho que aprobarían la resolución , al final fueron objeto de presiones para que votaran en contrario.

Al final, cuando la gente abandonaba el salón, los miembros de la comisión saludaron a los cabilderos de los bancos haciendo señales con el pulgar hacia arriba, o fueron directamente a estrechar sus manos. Ni siquiera se escondieron.