La candidata favorita para la Presidencia de Chile, cuestiona la Alianza Transpacífica de Obama

10 de diciembre de 2013

10 de diciembre de 2013 — El programa de gobierno de la candidata favorita a la Presidencia de Chile para el período de 2014-2018, Michelle Bachelet, plantea serias dudas sobre la Alianza Transpacífica (TPP, en sus siglas en inglés), el esquema de libre mercado que socava la soberanía y que su verdadero propósito es la destrucción de China.

Expertos sobre el comercio y la economía de Chile que están asesorando a la candidata Michelle Bachelet —quien tiene las más altas probabilidades de ganar la segunda vuelta en las elecciones del 15 de diciembre, en la que compite contra su oponente de la ultra derecha Evelyn Matthei— ya han alertado desde hace tiempo que Chile debería ser muy cauteloso con el TPP, debido a su "hostilidad hacia China", uno de las socios comerciales más importante de Chile, y con quien ya se tiene un acuerdo de libre comercio de vieja data.

La sección sobre política exterior del programa de gobierno 2014-2018 de Bachelet establece de modo revelador que "El eje de la política internacional del siglo XXI está en el Pacífico". Sin embargo agrega que "tenemos preocupación ante la urgencia por negociar el acuerdo Transpacific Partnership (TPP). Para velar por el interés de Chile se debe hacer una revisión exhaustiva de sus alcances e implicaciones. Para nuestro país es prioritario impedir aspectos cuestionables que pudieran surgir en este acuerdo..."

El programa de Bachelet también toma como objetivo la Alianza del Pacífico, la agrupación de libre comercio respaldada por Wall Street y la City de Londres de la cual forman parte Chile, Colombia, Perú y México, creada explícitamente para contrarrestar la unión aduanera del Mercado Común de Suramérica (Mecosur), en la que Argentina —que es un blanco importante de la City de Londres— se ha opuesto a los esquemas para reorientar el Mercosur hacia el libre comercio. Mientras "valoramos los esfuerzos de integración en la Alianza del Pacífico", señala el programa de Bachelet, "pero nos abocaremos a orientar nuestra participación en esta iniciativa en una perspectiva no excluyente o antagónica con otros proyectos de integración existentes en la región".

Una cuestión de alta prioridad para el gobierno de Chile, dice Bachelet en su programa, será la integración regional, particularmente enfatizando el papel de Chile como un "país puente" entre las naciones de Iberoamérica en el Atlántico sur y las del Pacífico asiático.