Kesha Rogers: En Detroit, es Glass-Steagall o genocidio

11 de diciembre de 2013

Martes 10 de diciembre de 2013 – Kesha Rogers, demócrata larouchista, candidata al Senado de Estados Unidos por el estado de Texas, hizo los siguientes comentarios ayer en un diálogo con sus colegas, a propósito de la próxima conferencia de la Junta Nacional Negra de Legisladores Estatales, en Memphis, Tennessee:

"Nuestro objetivo debe ser aplastar y destruir este imperio que representa Wall Street, como en el caso de las pensiones de Detroit. Lo que los banqueros están haciendo es traición. Esto es asesinato en masa en contra del pueblo estadounidense; esto que está sucediendo en Detroit, no es meramente un problema local. Lo que está sucediendo en Detroit es el modelo británico, el modelo imperial; ese es el plan de reducción de la población en masa. Eso es lo que ya se hizo en Chipre, en Grecia, España, Italia, y otras partes del sistema transatlántico, en donde se ha llevado a los ciudadanos al borde de la desintegración para rescatar la deuda de una empresa criminal en bancarrota. Si se permite que se mantenga lo sucedido en Detroit, entonces va a suceder en todas partes. Y le va a suceder a tu ciudad.

"La nación y el mundo llegaron a una encrucijada. Estamos en un momento decisivo, en el que en los próximos días por delante, si la gente decide que ya no van a ser idiotas y oportunistas, pasando por alto esta política de asesinato, entonces deben decir 'Vamos con la Glass-Steagall, dejemos que Wall Street se vaya a la quiebra; y vamos a lanzar un programa de desarrollo físico orientado hacia el Pacífico", entonces nuestra nación y la humanidad tendrá una posibilidad de sobrevivir. Pero si siguen dejando que los intimiden para que le besen el trasero a Wall Street y sus 'rescates internos' genocidas, entonces la vida de los electores, el pueblo estadounidense, estará acabada. No solo se va a colapsar el sistema, sino también la gente que permitió eso, se derrumbará.

"Este es un momento para hablar claro. No hay tiempo para tener discusiones agradables y enfranscarse en 'temas únicos'. Tenemos que golpear directo al centro de este problema; tomar en serio a lo que nos enfrentaremos en los días inmediatos que tenemos por delante. Wall Street sabe que con Glass-Steagall van a ser aplastados, en vez del pueblo estadounidense, de modo que eso es lo que tenemos que hacer, como legisladores, y como líderes de nuestra nación".