Juez emite una "orden preliminar" en contra del programa de vigilancia de la NSA

17 de diciembre de 2013

17 de diciembre de 2013 — El juez federal Richard Leon, de la Corte Distrital federal del Distrito de Columbia, dio a conocer el lunes 16 de diciembre un escrito asestándole el primer golpe al programa de espionaje de estado policiaco de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) y Obama, en la forma de una orden preliminar en contra de la NSA por violar las prohibiciones de inspecciones ilegales e incautaciones que dispone la Cuarta Enmienda. Leon después "suspendió" inmediatamente la implementación de su orden preliminar, con lo que le permite al gobierno apelar su fallo.

Los fallos de Leon —en dos casos presentados por Larry Klaymen, fundador y ex presidente de Judicial Watch— son los primeros de varios casos pendientes en diversos tribunales con relación a los programas que puso al descubierto el patriota ex contratista de la NSA (y ahora fugitivo) Edward Snowden, y probablemente podría sentar el tono de los futuros fallos. Indicando la sensibilidad extrema del caso, el tribunal solo dio un fallo "restringido" muy cauteloso (solo sobre este caso específico), prohibiéndole a la NSA y Verizon Communications que realicen más actividades en contra de Judicial Watch. Leon también se negó a dar un fallo sobre la constitucionalidad de los tribunales secretos FISA, alegando que "están fuera de mi jurisdicción".

Aunque Leon fue nombrado por Bush, condenó "la tecnología casi orwelliana que le permite al gobierno almacenar y analizar los metadatos telefónicos de cada usuario telefónico en los Estados Unidos" y señaló que esto, "no es nada parecido a lo que se pudo haber concebido en 1979", que fue cuando la Suprema Corte permitió por primera vez al gobierno recolectar dicha información. "La noción de que el gobierno pueda recabar información similar de cientos de millones de personas y retener esa información por un periodo de cinco años, actualizándola con nuevos datos cada día a perpetuidad, era en el mejor de los casos, en 1979, tema de ciencia ficción".

Por su parte, Edward Snowden elogió la decisión, diciendo en una declaración dada a conocer a través de Glenn Greenwald: "Yo actué en mi creencia de que los programas de vigilancia masivos de la NSA no iban a resistir una impugnación constitucional y que la población estadounidense tenía el derecho de ver que se ventilaran estos temas abiertamente en un tribunal. Hoy, cuando se expuso a la luz del día un programa secreto autorizado por un tribunal secreto, se encontró que viola los derechos de los estadounidenses. Este es el primero de muchos".