Alexis Tsipras, líder de la oposición griega, pide la Glass-Steagall para Europa

22 de diciembre de 2013

22 de diciembre de 2013 — El líder de la oposición en el parlamento griego, Alexis Tsipras, declaró este sábado 14 que "Europa necesita su propia Glass-Steagall", en una conferencia del Partido de la Izquierda Europea que se realizó en Madrid, España, el cual incluye muchos de los partidos europeos ex comunistas y eurocomunistas. Aunque la Glass-Stegal ha estado sepultada en la larga lista de demandas del partido Syriza, que Tsipras encabeza, en esta ocasión lo ha planteado de manera inequívoca como el centro de su programa.

En esta conferencia de Madrid, Tsipras dijo que "Europa se encuentra en una encrucijada crítica". Atacó "el status quo neoliberal" y subrayó que "el neoliberalismo es una amenaza para los pueblos europeos" y para la democracia en Europa.

Aunque no habló de manera explícita contra el euro como moneda única, sí dijo "que incluso antes de que se creara la eurozona ya estábamos señalando las fallas, las deficiencias, y las asimetrías desestabilizadoras del proyecto. Lo hemos señalando, y nos dieron la razón, que no puede haber una unidad monetaria que esté dividida por una pared de dinero... una Eurozona con una fecha límite breve".

"Hemos dicho y se ha comprobado como cierto, que no hay unión monetaria que pueda funcionar sin un banco central, que funcione como tal. Esto es, que actúe como prestamista de último recurso para los Estados miembros y no solo para los bancos que son miembros.

"Lo hemos dicho y se ha comprobado como cierto, que Europa necesita su propia Ley Glass-Steagall, para separar las actividades bancarias comerciales de las de inversión, y evitar esa mezcla tan riesgosa se convierta en una entidad sin control", señaló el mismo.

Tsipras destacó que "las instituciones políticas europeas vieron en la crisis de la deuda una oportunidad para reescribir la política económica europea de la posguerra. Es por esa razón que ellos rechazaron nuestra propuesta de realizar una Conferencia Europea sobre la Deuda, a similitud de la Conferencia sobre la deuda de Londres en 1953, para dar una solución viable y colectiva al problema. Luego añadió que "Europa necesita un 'Nuevo Trato' para pelear contra el desempleo y para financiar su futuro. Hemos dicho y se ha comprobado que si Europa va a sobrevivir, tiene que haber una redistribución y solidaridad".

Luego de señalar que 2 millones de griegos no pueden cubrir sus necesidades básicas, como tener carne en sus comidas y un hogar con calefacción adecuada, que todos los días vemos en Atenas y en otras ciudades importantes de Grecia el cuadro de mujeres y hombres bien vestidos buscando comida para alimentarse en los potes de basura, dijo que Syriza está a un paso de asumir el poder y cuando eso suceda "el gobierno del Syriza inspirará un cambio en Europa. Contamos con cada uno de ustedes. Contamos en la solidaridad de los pueblos de Europa en los primeros pasos difíciles de nuestro gobierno. Por esto es que necesitamos que crezca la izquierda y se convierta en una fuerza decisiva en Europa. Porque con el gobierno de Syriza, Grecia va a abandonar la austeridad y va a poner en el orden del día un plan viable para la economía griega, pero por encima de todo, un plan viable para toda Europa".

En la conferencia Tsipras fue electo como su candidato a la presidencia de la Comisión Europea, lo que también es reflejo del respaldo a la Ley Glass-Steagall entre los partidos que la componen.

El hecho de que Tsipras colocó la Glass-Steagall directamente en la discusión, está directamente relacionado sin duda alguna con el hecho de que el líder del partido Griegos Independientes, Panos Kammenos, solo una semana antes había hecho un llamado por la Glass-Steagall y un Nuevo Trato al estilo de Franklin Delano Roosevelt como parte central de se discurso durante el debate sobre el presupuesto en el parlamente griego. En contraste, Tsipras, en ese debate ni siquiera mencionó la Glass-Steagall en su discurso en el Parlamento. Se ha discutido que si hubiese elecciones en Grecia, y Syriza ganara sin una mayoría absoluta, el partido Griegos Independientes actuaría como compañeros de coalición.