Declaración de emergencia de Lyndon LaRouche

21 de noviembre de 2013

20 de noviembre de 2013 – Es bien conocido en los más altos niveles de la rama ejecutiva del gobierno de Estados Unidos, que la Presidencia de Obama se está desintegrando en un caos. Las personas responsables al interior de la misma Casa Blanca se muestran alarmadas por el caos cada vez más profundo que se arremolina en torno a un Obama cada vez más deteriorado psicológicamente, que está desconectado de la realidad y rodeado de una camarilla con la cual es imposible tratar. (Véase por ejemplo como esta maraña que se agrava cada vez más ha hundido las relaciones con Egipto, con Irán y con Afganistán en un desorden durante las últimas semanas).

El 20 de noviembre, el economista y estadista estadounidense Lyndon LaRouche tomó nota de esta realidad y emitió la siguiente declaración de emergencia:

"Dado el hecho de que estamos al borde de la desintegración total de la economía, no podemos tolerar una situación caótica con este Presidente. Por lo tanto, debe haber un juicio político ya. Hay una infinidad de fundamentos para hacerlo; el motivo primordial es que se tiene que salvar a Estados Unidos. Tiene que haber una moratoria en los embargos hipotecarios, y debe haber una revisión de los créditos impagos de los círculos de Wall Street, pero la clave para la supervivencia es sacar a Obama del cargo antes de que ocurra el derrumbe.

"Existen todos los fundamentos para hacerlo. Su gobierno ha sido un fracaso sistemático, así que se debe cuestionar su aptitud mental. En realidad, es una persona totalmente inestable que no puede seguir funcionando. Se le tiene que sacar porque de cualquier modo está condenado.

"Lo fundamental es que no podemos permitir que ocurra el derrumbe con un Presidente tal en el puesto".