El imperio acelera sus ataques contra China, al mismo tiempo que intenta desatar la desestabilización a través de Asia

27 de diciembre de 2013

26 de diciembre de 2013 — En tanto que las naciones eurasiáticas consolidan cada vez más una ofensiva unida a favor del desarrollo económico frente al imperio occidental que se derrumba notablemente en su región transatlántica, la oligarquía financiera ha desatado una nueva fase de ataques contra China, justo al mismo tiempo que se ejecutan operaciones desestabilizadoras donde puedan a través de Eurasia. Una señal de esta nueva ofensiva viene en un artículo de Anne Applebaum en el diario Washington Post de hoy. Applebaum se graduó en la Escuela de Economía de Londres y en el Colegio Saint Antony de Oxford, y además está casada con el ministro polaco de Relaciones Exteriores. Su artículo en el Post se titula "China y Rusia reviven tácticas de la Guerra Fría", y ahí advierte a las naciones de occidente que tanto Rusia como China están en la ofensiva, amenazando al poder de occidente, las alianzas occidentales y a la ideología occidental.

Applebaum dice que China y Rusia están "empeñadas en una lucha ideológica con nosotros", y "se han propuesto socavar nuestras estructuras de alianzas de larga data en Europa y Asia". China, dice Applebaum, está realizando un "patente intento de advertirle a sus vecinos que su armada se prepara a competir con la flota estadounidense..., para debilitar la fe de los aliados estadounidenses —Japón, Corea del Sur, las Filipinas— en el poderío estadounidense y forzarlos a pensarla dos veces, cuando menos, con respecto a su antiguos acuerdos económicos, militares y comerciales". Rusia, dice ella, "ha estado jugando el mismo tipo de juegos con la OTAN..., para socavar la confianza regional en la OTAN, en las garantías militares de Estados Unidos, en la solidaridad europea occidental. Miente de manera histérica y cínica diciendo que Rusia "compró" a Ucrania para que se alejase del acuerdo de libre comercio con la Unión Europea, el cual "eventualmente hubiera hecho una Ucrania mejor gobernada, más próspera y menos accesible a los corruptos negocios rusos".

Mientras tanto, el servicio noticioso británico Reuters terminó recientemente una serie en varias partes sobre el tema "Los halcones de China toman la ofensiva", donde advierte de las "ambiciones imperiales globales" de China, con el argumento de que todos los avances de China en la tecnología militar, tecnología espacial y de poderío nuclear, se derivan del robo sofisticado a Estados Unidos y Europa.

Cabe señalar también que mientras Tailandia es destrozada por los rufianes realistas dirigidos por los británicos, Cambodia está bajo la amenaza de las operaciones financiadas por George Soros a través del notorio banquero francés Sam Rainsy, quien intenta derrocar al gobierno de Hun Sen mediante protestas por las últimas elecciones y con huelgas laborales. Ambas naciones han colaborado muy de cerca con China para llevar a cabo importantes proyectos de desarrollo en la región.