No sean estúpidos: ¡Enjuicien a Obama!

31 de diciembre de 2013

por Diane Sare, del Comité Político de LaRouchePAC

30 de diciembre de 2013 – Diane Sare, ex candidata a la gobernación del estado de Nueva Jersey, y miembro del Comité Político de LaRouchePAC, emitió la siguiente declaración.

Lyndon LaRouche dejó bien claro en comentarios públicos y privados hechos en los últimos días, que ha habido un viraje en el mundo, con la consolidación potencial de una Unión Económica Euroasiática que le abre la posibilidad a la gente de todo el planeta, de lograr un siglo espectacular de progreso dirigido por la ciencia, encabezado por un bloque de naciones desde Bielorrusia hasta el Océano Pacífico.

Bajo el Presidente Obama, quien categóricamente no es un genio, sino solo un títere de los intereses del imperio angloholandés, Estados Unidos está en el lado equivocado. Tomen el ejemplo del reciente alunizaje exitoso de la sonda china, con la clara intención de China de establecer un potencial industrial en la Luna, a fin de, entre otras cosas, extraer Helio 3, un combustible superior para la energía de fusión termonuclear; en contraste con la famosa declaración de Obama en la que dijo algo como que "No necesitamos la extravagante energía de fusión. Podemos aislar nuestras ventanas" (y ponerle más aire a los cauchos de nuestro triciclo mientras estamos en eso) para conservar energía.

No es culpa de los chinos que el Presidente de Estados Unidos tenga una política idiota. Sin embargo, es culpa de los ciudadanos de Estados Unidos y del Congreso que elegimos, si este Presidente no es enjuiciado políticamente.

Según LaRouche, la cuestión es Zeus contra Prometeo. Quiere decir que hay dos direcciones programáticas mutuamente excluyentes hoy en el planeta. El programa de Zeus podemos verlo en la cultura transatlántica del ambientalismo, en los billones de dólares para rescatar especuladores criminales de Wall Street, y en la intención expresa de la reina de Inglaterra de reducir la población mundial en 6 mil millones de personas, cosa que ya está sucediendo no solo en África, sino ahora también en Europa, donde ya en 14 naciones de la Unión Europea, la tasa de mortandad excede la taza de natalidad. Si Obama se mantiene en su cargo, experimentaremos aquí en Estados Unidos un aumento mucho más rápido de la tasa de mortandad.

La última vez que existió en Estados Unidos un programa prometéico de elevar al hombre por medio del descubrimiento del fuego, fue durante el período del Presidente John F. Kennedy, quien fue asesinado, pero ahora ha surgido en la región transpacífica, como lo ejemplifica el alunizaje de China y la Unión Aduanera de Rusia. En vez de la energía verde asesina, éstas naciones están construyendo docenas de nuevas plantas nucleares, nuevos trenes de alta velocidad y corredores de transporte, y están acelerando el camino hacia el desarrollo de la energía de fusión termonuclear, así como la tecnología espacial que podría evitar que algún asteroide enorme que se cruzara en nuestro camino nos llevara a la extinción.

Es el conflicto entre dos políticas diametralmente opuestas lo que crea la amenaza verdadera de una guerra termonuclear. Sacar a Obama, quien no es quien origina esta locura, sino que es una pieza de control clave, en su capacidad como Presidente de Estados Unidos, nos colocaría en la dirección en la que Estados Unidos pueda retornar al legado de John Quincy Adams y de John F. Kennedy, entre otros.

Por lo tanto, si has deseado que tus vecinos dejasen de ser estúpidos, y si tu mismo no quieres ser un estúpido, ¡insiste en que Obama sea llevado a un juicio político ya! Nada fuera de eso va a funcionar.