El significado de la vida humana: LaRouche comenta la Exhortación Apostólica del Papa Francisco

2 de diciembre de 2013

2 de diciembre de 2013 — Durante la videoconferencia semanal de LaRouchePAC los viernes por la noche, el conductor del programa, Jason Ross, le preguntó a Lyndon LaRouche sobre la exhortación apostólica del Papa Francisco, La alegría del evangelio. En seguida reproducimos tanto la pregunta como la respuesta de LaRouche.

Jason Ross: Esta será la última pregunta de esta noche. Es sobre un escrito del Papa. El Papa Francisco escribió su primera obra importante como Papa, la Alegría del Evangelio, en español. Y ahí, aplica el mandamiento, "No matarás", a la sociedad en su conjunto. Quiero leer algunas partes de esto y que nos digas que piensas al respecto.

Dice así:

"Así como el mandamiento de «no matar» pone un límite claro para asegurar el valor de la vida humana, hoy tenemos que decir «no a una economía de la exclusión y la inequidad». Esa economía mata".

"No puede ser que no sea noticia que muere de frío un anciano en situación de calle y que sí lo sea una caída de dos puntos en la bolsa de valores?...

En su primera exhortación apostólica, La Alegría del Evangelio (Evangelii Gaudium), [1] el Papa Francisco exhorta a los expertos en finanzas y a los líderes políticos de todo el mundo para que hagan posible una reforma financiera que defienda el bien común, y reemplace la tiranía de una economía "de la ley del más fuerte, donde el poderoso se come al más débil", en que se adora al antiguo becerro de oro, y "se considera al ser humano en sí mismo como un bien de consumo, que se puede usar y luego tirar". El Papa advierte que "es responsabilidad del Estado salvaguardar y promover el bien común en la sociedad".

El Papa dice, "No a la nueva idolatría del dinero", y "No a un sistema financiero que gobierna en lugar de servir".

Esta esa una cita más amplia:

"La adoración del antiguo becerro de oro ha encontrado una versión nueva y despiadada en el fetichismo del dinero y en la dictadura de la economía sin un rostro y sin un objetivo verdaderamente humano...

"Este desequilibrio proviene de ideologías que defienden la autonomía absoluta de los mercados y la especulación financiera. De ahí que nieguen el derecho de control de los Estados, encargados de velar por el bien común. Se instaura una nueva tiranía invisible, a veces virtual, que impone, de forma unilateral e implacable, sus leyes y sus reglas...

"Una reforma financiera que no ignore la ética requeriría un cambio de actitud enérgico por parte de los dirigentes políticos, a quienes exhorto a afrontar este reto con determinación y visión de futuro... ¡El dinero debe servir y no gobernar!"

El Papa Francisco precisa que las medidas de bienestar, aunque son necesarias, no son suficientes para terminar con la exclusión y la inequidad que genera violencia y que ningún sistema de vigilancia puede finalmente controlar; los cambios deben ser estructurales. "Así como el bien tiende a comunicarse, el mal consentido, que es la injusticia, tiende a expandir su potencia dañina y a socavar silenciosamente las bases de cualquier sistema político y social por más sólido que parezca... un mal enquistado en las estructuras de una sociedad tiene siempre un potencial de disolución y de muerte. Es el mal cristalizado en estructuras sociales injustas, a partir de lo cual no puede esperarse un futuro mejor...

"Mientras no se resuelvan radicalmente los problemas de los pobres, rechazando la autonomía absoluta de los mercados y de la especulación financiera y atacando las causas estructurales de la inequidad, no se resolverán los problemas del mundo y en definitiva ningún problema. La inequidad es raíz de los males sociales.

"La dignidad de cada persona humana y la búsqueda del bien común son cuestiones que deberían estructurar toda política económica..."

¿Podrías comentar al respecto?

LAROUCHE: Bien, yo creo que lo apropiado a decir, en respuesta a esos comentarios del Papa, es dirigirse al Papa en su propio nivel de autoridad, como figura religiosa. Y no bromeo. Esto es muy serio.

El mayor problema que vivenciamos en la categoría de la moralidad, como seres humanos, es la creencia de que la vida humana termina con la muerte de la persona mortal. Ese es un gran error. Probablemente, es más un error de negligencia, que de cualquier otro propósito.

Porque, ¿qué significa la muerte, para un ser humano? Vean ¿cuál es el papel del ser humano, en la vida, cuando hablamos en estos términos? La vida humana es inmortal, ¿pero en qué sentido? ¿En que expresión es inmortal? ¿La mortalidad de la carne? No, eso no es decisivo para la gente que son pensadores creativos. Ellos no piensan en términos de la carne. No piensan en la carne. Piensan conceptos, que la carne no puede producir, sino que solo puede habitar.

Por lo tanto, la cuestión es, ¿la idea con la que quieres transitar, es fingiendo en la vida? ¿Vas a estar orgulloso de tu muerte con eso? ¿Vas a decir, bien, solo somos humanos, no conocemos el futuro? Por lo tanto, somos inocentes porque somos ignorantes del futuro.

Eso no es verdad.Ciertamente no es verdad de acuerdo a la antigua teología cristiana. En la antigua teología cristiana, la vida es inmortal. Su función es inmortal. No tiene un límite de ignorancia. La ignorancia está prohibida. Se le exige a la gente que tiene la capacidad de elevarse sobre la mortalidad, y ver lo que el futuro exige de la humanidad, y preparar a la humanidad para ese futuro, informando a la humanidad de los principios que la humanidad necesita, para el propósito de la humanidad.

¿Cuál es el propósito de la humanidad? La humanidad es la única criatura, criatura viva, que sepamos, que tiene la capacidad de crear el futuro. No la continuación de una raza, sino la continuación de la humanidad a un nivel superior de logros. Y el propósito del cristianismo, por ejemplo, es este nivel superior de realización.

No avergonzarte de lo que has hecho, si no tienes motivo de que avergonzarte, pero avergonzarte si no haces algo que agregue al significado del futuro de la humanidad. Lo sagrado es la bondad sagrada de la mente humana.

Y ves y consideras los escritos y las obras de grandes personas, grandes personalidades, personalidades religiosas: ¿cuál es su compromiso, si son buenos? Su compromiso es prever lo que debe ser el futuro, o alentar a los demás para comenzar a ser capaz de prever lo que el futuro exige.

La idea de que no puedes conocer el otro lado de la muerte, es un disparate. Eso es exactamente lo que debes de conocer. Debes de conocer lo que se tiene que hacer, después de que hayas muerto. Debes dedicarte a eso como propósito. Eso debe ser tu ser. De modo que la interrupción de la vida por la muerte, para ti, signifique eso.

La muerte, el paso de la vida, es solo un momento, pero el significado de la vida humana es inmortal.