LaRouche: Eliminemos las compañías genocidas de seguros médicos; regresemos a la Hill-Burton y el sistema de pagador único

9 de noviembre de 2013

LaRouche: Eliminemos las compañías genocidas de seguros médicos de Wall Street; regresemos al principio de la Hill-Burton y el sistema federal de pagador único

9 de noviembre de 2013 — La pesadilla del experimento del Presidente Barack Obama con la medicina nazi, conocido como Obamacare, ya ha llegado demasiado lejos y se tiene que terminar de inmediato, declaró Lyndon LaRouche ayer. Las principales compañías de seguros médicos son buitres financieros que representan una rama de Wall Street, y se les tiene que eliminar, dijo LaRouche. No necesitamos a Wall Street, y no necesitamos tampoco a las aseguradoras depredadoras de la salud. Están asesinando a nuestro pueblo y a los de otras naciones, al estilo de Hitler. Lo que hacen es un crimen contra la humanidad y el genocidio todavía es ilegal en Estados Unidos.

Esas son medidas que el imperio angloholandés y la propia reina Elizabeth le han ordenado ejecutar a Obama y a sus patrocinadores de Wall Street; la política declarada explícitamente de esa reina es reducir la población mundial de los actuales 7 mil millones de personas a solo mil millones de seres humanos. Sus políticas de rescates a los bancos dizque "demasiado grandes para quebrar", de la misma manera que su política de rescate a los monstruos de seguros médicos –que es de todo de lo que se trata el Obamacare-— ya está conduciendo a asesinatos en masa, que es precisamente la intención de la reina.

De la misma manera que el regreso a la ley Glass-Steagall de Franklin Roosevelt barrerá con la banca especulativa y permitirá que la banca comercial sirva a las necesidades de las actividades productivas, en la atención médica, señaló LaRouche, todo lo que necesitamos es un sistema federal único, acorde a la propuesta del representante John Conyers, el proyecto de ley "Medicare para todos", junto con el regreso a la normativa ya probada por el tiempo, del estándar médico de la legislación Hill-Burton, lo cual permitirá reconstruir la infraestructura económica física para la salud y proporcionar una verdadera atención médica.

Un rápido regreso a la Glass-Steagall, y una salida igualmente rápida de Obama de la Casa Blanca, son los primeros pasos necesarios para regresarle la buena salud a Estados Unidos.