Es toda la política económica de Obama la que mata, no solo el ObamaCare

22 de noviembre de 2013

22 de noviembre de 2013 — En la audiencia que se realizó el pasado martes 19 en el Senado de Estados Unidos, se presentaron las evidencias de que la pobreza que han generado la política económica del gobierno de Obama es tan asesina como lo es la misma falta de atención médica. La audiencia en su conjunto parecía una continuación de la presentación que se hizo durante la videoconferencia de Lyndon LaRouche el pasado viernes 15 de noviembre. [1]

La audiencia fue programada por la Subcomisión de Salud, Educación, Trabajo y Pensiones del Senado, con el título de "Morir joven: Por qué el estatus social y económico puede ser una sentencia de muerte en Estados Unidos" [2]. Vergonzosamente, durante la mayor parte de la audiencia solo estuvieron presentes dos senadores, el vicepresidente de la subcomisión, Bernie Sanders (independiente de Vermont) y la senadora demócrata de Massachusetts, Elizabeth Warren, una de las principales defensoras de la ley Glass-Steagall.

Al comienzo de la audiencia, el senador Sanders señaló que la esperanza de vida para las mujeres ha venido disminuyendo en el 43% de los condados de Estados Unidos, lo cual quiere decir que esas regiones del país las mujeres mueren más jóvenes. Así mismo, Sanders destacó la brecha creciente en la esperanza de vida entre los condados más pobres y los más ricos. Para las mujeres, esta brecha es de 12 años (83 años en el Condado Marin, de California, contra 73 años en el Condado Perry, de Kentucky) y para los hombres la brecha es de 18 años (82 años en el Condado Fairfax de Virginia, contra 64 años en el Condado McDowell de Virginia Occidental).

En realidad, en el Condado McDowell, los hombres tienen la misma esperanza de vida que los hombres de Botswana o Namibia, señaló Sanders, y las mujeres ahí mueren más jóvenes que las mujeres de El Salvador o de Mongolia.

"Entre más bajo es el ingreso de la gente, más pronto mueren y viven más enfermos", dijo el profesor Steven Woolf, director del Centro de Sociedad y Salud de la Universidad de la Mancomunidad de Virginia (Virginia Commonwealth University). Woolf advirtió de las consecuencias mortales en los recortes del presupuesto de salud y de la política de austeridad fiscal y acompañó su testimonio con un documento titulado "Implicaciones para la salud pública por las reducciones de gasto del gobierno", y dijo en su testimonio que "someter a la clase media ay a los pobres a situaciones más duras significa que los estadounidenses, y sus hijos, se van a enfermar más y van a morir más temprano".

El profesor Woolf indicó que había participado recientemente en un grupo de estudio que compare la situación en Estados Unidos con la de otros 16 países de altos ingresos, y que encontraron que los estadounidenses mueren antes y tienen mayores tasas de enfermedad y de lesiones. "Nuestra proporción de bebes prematuros es similar a la de la región del sur del Sahara en África, y nuestros adolescentes se enferman más que los de otras partes". Woolf también señaló que hay vecindarios en Boston y en Baltimore que tienen una esperanza de vida menor a la que hay en Etiopia y en Sudán.

Además, señaló el profesor Woolf, el 25% de las muertes en el estado de Virginia se pudieron haber evitado, si todos los condados del estado hubiesen tenido el nivel de ingresos de los cinco condados de mayores ingresos.

El profesor Michael Reisch, de la Universidad de Maryland, señaló de manera implícita la manera en que las políticas de Obama están matando gente, haciendo hincapié en que en el 2012 habían 3 millones más de personas que se califican oficialmente como pobres en comparación con el 2010, y ahora casi el 16% de la población estadounidense vive por debajo de la línea oficial de pobreza. "La pobreza no solo reduce las posibilidades de vida de la persona", declaró el profesor Reisch, "le roba años de la vida misma". Reisch explicó que la tasa de mortalidad infantile en EU es más alta que en algunos llamados "países en desarrollo" y que "la esperanza de vida en Estados Unidos se encuentra entre las más bajas de los países industrializados comparables".

Bienvenidos a Estados Unidos de Obama. Y sin la Glass-Steagall y sin un programa de desarrollo científico y económico, esas pautas fatales se van a acelerar rápidamente.

Haga clic aquí para oir la audiencia completa en inglés [2].

nike fashion