Ucrania: todos los caminos nazis llevan a Londres

4 de febrero de 2014

4 de febrero de 2014 — Ellos hicieron eso con Hitler en la década de 1930, con la ayuda de Prescott Bush. Lo hicieron de nuevo en 1988 en toda Asia, y en el 2004 con la "revolución naranja" en Ucrania, con la ayuda del impenitente nazi George Soros. Y de nuevo, el imperio británico está moviendo sus piezas claves para llevar a cabo un golpe de estado nazi, en esta ocasión en Ucrania, con el ojo puesto en una confrontación termonuclear con Rusia.

El líder del partido de oposición en Ucrania, Causa Común (Spilna Sprava, o SS) Oleksandr Daniliuk, anunció ayer en su página de Facebook que se acababa de ir a Londres, cruzando la frontera "a pié". Luego de que las autoridades ucranianas emitieran una orden judicial para su arresto a finales de enero, Daniliuk decidió que ya era tiempo de largarse. Desde Londres, afirmó que le habían autorizado [se negó a decir quién lo autorizó] a establecer un gobierno interino en Ucrania, y que seguiría coordinándolo desde el exterior.

Mientras tanto el diario New York Times del 3 de febrero dio a conocer el plan más reciente del imperio británico para un cambio de régimen en Ucrania. Estados Unidos y Europa están "tratando de organizar un nuevo paquete financiero con la intención de facilitar el camino a la formación de un nuevo gobierno", dice el diario. Sugiriendo de manera siniestra que las próximas olimpíadas en Sochi proporcionan "una nueva ventana de oportunidad" porque el Presidente de Rusia Vladimir Putin "está comprometido en garantizar el éxito de un evento que atraerá la atención del mundo", y posiblemente se verá arrinconado en Sochi por un incidente terrorista organizado por los británicos. En ese respecto, la organización imperialista liberal llamada Grupo de Crisis Internacional, fundado por George Soros y por el británico Mark Malloch-Brown, ambos agentes operativos del sistema imperial británico, acaba de presentar un nuevo informe que dice que, en Sochi, "la posibilidad de un ataque terrorista se mantiene".

El New York Times agrega que el nuevo gobierno ucraniano con el que fantasean, estará encabezado por "un líder de la oposición o un tecnócrata", y que a Yanukovych, el presidente actual, se le permitirá "terminar su período, que termina en la primavera del año que viene, pero con poderes constitucionales reducidos".

Para tratar de implementar este plan, la jefa de política exterior de la Unión Europea, Catherine Ashton, llegó hoy a Kiev, y después de ella, el 6 de febrero, llegará Victoria Nuland del Departamento de Estados de Estados Unidos.

En esta ocasión, les puede salir el tiro por la culata, advirtió hoy Lyndon LaRouche.