Helga Zepp-LaRouche les leyó la cartilla, en una reunión en respaldo al Maiden en Washington

7 de febrero de 2014

7 de febrero de 2014 — Helga Zepp-LaRouche llevó una buena dosis de realidad al evento organizado por el World Affairs Council de Washington, donde expuso cuál es la terrible realidad de "¿A dónde se dirige Ucrania?", título del acto. Entre los oradores estaban Nadia Diuk, una agente de larga data en la Fundación Nacional para la Democracia como representante del Partido Demócrata y John Herbst, quien fue embajador de Estados Unidos en Ucrania durante la "revolución naranja". No es necesario decir que eso fue organizado para dar un respaldo a las manifestaciones en la Euromaidan y para condenar a Rusia. Luego de las exposiciones de los ponentes, Bill Jones de la revista EIR fue la primera persona en tomar la palabra y denunció la participación de la organización neonazi Svodoba en esas manifestaciones y el peligro de una guerra con Rusia a consecuencia de esta política de confrontación de Occidente; ambos comentarios fueron desdeñadas por los oradores, y Nadia Diuk dijo que el dirigente Oleh Tiahnyibok, ha rechazado del antisemitismo de Svoboda. Algunos de las otras personas que hicieron preguntas, sin embargo, también intervinieron dando a conocer su preocupación por Svoboda.

Pero lo más resaltante de esa tarde fue la intervención de Helga Zepp-LaRouche, que dejó a los oradores prácticamente sin palabras e invalidó todo lo que ellos habían dicho. Zepp-LaRouche comentó las declaraciones de militares rusos, quienes han señalado como la cuestión de la membresía de Ucrania en la Unión Europea (UE) era realmente abrir la puerta para su afiliación en la OTAN, con base en la política de rodear a Rusia, que ha sido la orientación predominante de Occidente en las décadas recientes. Ella señaló que los rusos han dejado bien claro que un acontecimiento como ese en Ucrania representaría una amenaza directa contra ellos y sería considerado como un casus belli.

Luego ella dirigió sus comentarios directamente a cada uno de los ponentes, señalando lo que ellos cuidadosamente habían dejado de lado en sus presentaciones, subrayando en particular la locura de querer unirse a la Unión Europea, que probablemente dejaría de existir en poco tiempo. Ella también señaló, refiriéndose a uno de los oradores que habló sobre la cuestión de las acciones de la policía Ucraniana, que en Grecia la Troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y FMI) impuso verdaderas medidas de un estado policíaco para evitar que la gente se manifieste en contra de las condiciones impuestas por la UE.

En muchas caras de las personas de la audiencia habían miradas de júbilo por la potente intervención de Helga, e incluso algunas personas comenzaron a aplaudir, y fue probablemente solo como deferencia a los ponentes que estaban de capa caída que no la ovacionaron de pié. Los ponentes realmente habían perdido el habla, en tanto Diuk solo balbuceab que ella nunca había escuchado a nadie hablar sobre "rodear" [a Rusia]; nunca. Durante la recepción con vino y queso que siguió al evento, hubo muchas personas que se acercaron a felicitar a Helga, que querían entablar un mayor diálogo con ella.