Lavrov advierte sobre planes angloamericanos para revivir la opción bélica contra Siria

15 de febrero de 2014

14 de febrero de 2014 — En conferencia de prensa en Moscú, el Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, denunció los intentos de Obama junto con Francia y el Reino Unido de utilizar el chantaje en las Naciones Unidas para vincular la lucha en contra del terrorismo de Al-Qaeda respaldado por los saudíes en Siria, con la salida del Presidente de Siria, Bashar al-Assad. Lavrov anunció que Rusia ha "presentado su propio proyecto de resolución sobre Siria", que es "un documento independiente y no una enmienda al proyecto que presentaron Luxemburgo, Australia y Jordania". Lavrov también " denunció los alegatos de que solo es posible combatir el terrorismo en Siria después de que haya renunciado el presidente Bashar", según Russia Today.

"La declaración de los socios occidentales diciendo que solo se debe parar el terrorismo después de que renuncie Assad, significa que hacen a un lado un principio básico y universal, que nada puede justificar el terrorismo, dijo Lavrov en Moscú. Existe la impresión de que se está usando ahora el tema humanitario, como fue el caso reciente con las armas químicas, como un intento por encontrar excusas para socavar el proceso político, cambiar el foco y culpar al régimen de Damasco y crear un pretexto para regresar al escenario militar para de nuevo intentar de cambio de régimen".

Circulan ahora en el Consejo de Seguridad de la ONU dos proyectos, ninguno de los cuales se ha presentado formalmente, y Russia Today informa que hay intentos de "fraguar" un documento que sea aceptable para ambas partes. Lavrov calificó la catástrofe humanitaria como "el problema más urgente" y dijo, sin dar detalles, que el proyecto respaldado por EU pararía la ayuda humanitaria que está negociando ahora la conferencia Ginebra II y haciendo llegar de forma muy limitada.

En Ginebra misma ayer, no se llevaron a cabo las pláticas entre el gobierno sirio y la oposición, pero si se celebró una reunión tripartita entre el enviado de la ONU y de la Liga Árabe, Brahimi, y los representantes de Rusia y de EU, Gennady Gatilov y Wendy Sherman respectivamente. Brahimi dijo que tanto EU como Rusia subrayaron que siguen apoyando las pláticas de Ginebra II, y que las partes van a tratar de ampliar los esfuerzos humanitarios que aunque limitados han sido exitosos en Homs, hacia otras partes de Siria.

Una fuente de inteligencia de alto nivel en Washington le dijo a la EIR que la pandilla que promueve la "intervención humanitaria" (con el eslogan publicitario de "Responsabilidad de Proteger", o "R2P") en el gobierno de Obama (Susan Rice, Samantha Power y demás) están impulsando una intervención militar en cuanto fracasen las pláticas de Ginebra, que ellos en realidad no apoyan. Por ahora, prevalece la perspectiva del Jefe del Estado Mayor Conjunto, general Martin Dempsey, de que no hay solución militar para Siria, dijo la fuente, pero si fracasan las pláticas, es probable que Obama se mueva con la opción militar para sacar a Assad.