Avanzan los planes de guerra de Obama y saudíes en contra de Siria

21 de febrero de 2014

20 de febrero de 2014 — Con la visita programada para marzo del Presidente Obama a Riad, Arabia Saudita, se están acelerando de nuevos los planes de cambio de régimen en Siria. Según un alto funcionario de inteligencia de EU, los saudíes intentan crear la impresión de que ellos están de nuevo "alineados con Washington" para allanarle el camino al rey Abdullah que salga en grande para pedir el cambio de régimen en Siria, cuando se siente a platicar con el Presidente de EU en unas cuantas semanas. Según la fuente, los saudíes promueven la idea de fusionar a los combatientes islámicos "moderados" respaldados por Riad, con los laicos del Ejército Siria Libre, para que puedan combatir a la vez tanto al régimen de Assad como a los radicales del ISIS (Estado Islámico de Iraq y Siria) y al Frente al-Nusra.

La semana pasada, hubieron varias reuniones importantes para adelantar estos planes. Hoy, David Ignatius informa en el diario Washington Post que la semana pasada, varios jefes de espionaje del Medio Oriente estuvieron en Washington en reuniones secretas para discutir la situación siria con la Asesora de Seguridad Nacional, Susan Rice. El visitante clave fue el príncipe Mohammed bin- Nayef, Ministro del Interior saudí, quien reemplazó al ahora enfermo príncipe Bandar bin-Sultan como jefe del programa de operaciones encubiertas saudíes en Siria. También estuvieron presentes en los dos días de reuniones los jefes de inteligencia de Turquía, Jordania, Catar y otros aliados regionales.

Ignatius informa que, "las fuentes dijeron que estos países acordaron coordinar su ayuda de forma tal que vaya directamente a los combatientes moderados en vez de tratar de filtrar y sacar a los extremistas del Frente al-Nusra... Los jefes de inteligencia discutieron si deben abastecer a los rebeldes con armas más avanzadas, como son los lanzamisiles portátiles antiaéreos. Los saudíes tienen almacenes de estas armas y están listos para embarcarlos, pero quieren que el gobierno de Obama los apoye, que sigue renuente a darles una aprobación formal".

La semana pasada, hubo también otra reunión de dos días en Gaziantep, Turquía, cerca de la frontera con Siria, de 30 líderes del Ejército Siria Libre (ESL) que componen el Comando Militar Supremo. La reunión, coordinada con las reuniones en Washington, reorganizó el comando militar del ESL, reemplazando al general Salim Idriss por Abdul-Illah al-Bashir. El general al-Bashir tiene su base en Quneitra en el sur de Siria. El desertó del ejército regular de Siria en el 2013. Los dos comandantes, según Ignatius, están trabajando estrechamente con el Frente de Revolucionarios Sirios, que dirige Jamal Maarouf. Maarouf se reunió la semana pasada dentro de Siria con Ahmad al-Jarba, el líder respaldado por los saudíes de la Coalición de oposición siria.

Según un informe en el Washington Post, la salida de Idriss se debió a su cercanía con Catar. Al-Bashir está respaldado por los saudíes, así como también el "ministro de la defensa" de la oposición, Assad Mustafa. Mustafa, ex Ministro de Agricultura del gobierno de Assad, se retiró a Kuwait, donde se unió a la oposición el año pasado y está ahora a cargo de coordinar el flujo de armas para los rebeldes.

El miércoles 19 el Wall Street Journal reportó que, según "asesores reales sauditas", el príncipe Bandar bin-Sultan fue reemplazado como jefe de las operaciones bélicas encubiertas contra Siria por dos príncipes de alto nivel, el príncipe bin-Nayef y el príncipe Miteg bin Abdullah, hijo del rey Abdullah y jefe de la Guardia Nacional Saudita. El Journal reporta que el príncipe bin-Nayef es cercano tanto al Secretario de Estado John Kerry como al director de la CIA, John Brennan, quien conoció a bin-Nayef en 1999 cuando realizaba una gira en su calidad de jefe de la oficina de la CIA en Arabia Saudita.

Para impulsar aún más la campaña saudí para llevar a Estados Unidos de nuevo al bando de cambio de régimen, el Grupo de Apoyo Sirio, una ONG con sede en Estados Unidos y Canadá que tiene la autorización exclusiva del Departamento de Estado para recabar fondos y proporcionar ayuda no letal al ESL, va a estar cabildeando la próxima semana para que EU aumente el armamento y entrenamiento de los rebeldes sirios.