Desatan el caos en Venezuela para provocar "cambio de régimen"

20 de febrero de 2014

20 de febrero de 2014 — Las manifestaciones que se han llevado a cabo durante la última semana en Venezuela en contra del gobierno de Nicolás Maduro han dejado hasta ahora seis muertos (tanto del lado del gobierno como de la oposición), y la polarización entre la población aumenta, no disminuye.

Hay mucho por lo cual protestar en Venezuela, pero no busquen soluciones en este movimiento de oposición; fue creado en la misma fábrica "imperialista liberal" de Gene Sharp para hacer "cambio de régimen", de donde salieron también la revolución naranja de Ucrania y demás revoluciones de "colores" financiadas por George Soros. Su propósito no es salvar a la nación, sino asegurar que se propague la "revolución permanente" a toda la región desde Venezuela, por medio del mismo principio político de las hordas jacobinas que utilizaron los británicos para llevar al poder a Hugo Chávez, predecesor y mentor de Maduro.

Las implicaciones en todo el continente de un cambio de régimen en Venezuela no han pasado desapercibidas en los países vecinos. El grupo de Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela) emitió un comunicado el lunes en el que advierte en contra de la amenaza de derrocamiento de un gobierno electo democráticamente.

Leopoldo López, el "junior" venezolano, entrenado en la Kennedy School of Politics de la Universidad de Harvard, es el líder del movimiento "Voluntad Popular", que fue construido directamente por las redes de Sharp, copiando el modelo serbio y otros, y es el grupo que promueve la última ronda de protestas. López ni siquiera pretende proponer cambios o un plan de gobierno, y se limita solamente a hacer llamados demagógicos por la "democracia". Luego de que el gobierno emitió una orden judicial para arrestarlo, López se entregó a las autoridades el martes 18, moviendo los brazos dramáticamente frente a las cámaras, luego de haber enviado por tweeter un mensaje grabado de antemano en el que llamaba a sus seguidores a que mantuviesen las manifestaciones en las calles, en caso de que fuera arrestado.

El gobierno de Maduro expulsó a tres funcionarios consulares de Estados Unidos por conspirar con los manifestantes. Y Maduro personalmente informó también que la Casa Blanca llamó por teléfono al embajador de Venezuela ante la OEA para decirle amenazante que "el arresto del señor Leopoldo López podría tener muchas consecuencias negativas" para Venezuela. Maduro respondió a esto que el no acepta amenazas de parte de nadie.

Hasta ahora no sabemos si Victoria Nuland, Secretaria de Estado Asistente de Estados Unidos, llegará a Caracas y discutirá sus preferencias sexuales por una línea telefónica pública, tal y como hizo en Ucrania.