El buque USS Donald Cook se prepara para su misión de patrullaje nuclear

22 de febrero de 2014

22 de febrero de 2014 — Hace solo una semana más o menos que llegó a la base naval de Rota, España, pero ya el acorazado USS Donald Cook se prepara para su primer despliegue en su misión de defensa antimisiles nucleares (BMD, por siglas en inglés) para el mes próximo, de acuerdo a un perfil del buque publicado en el noticiero extraoficial de las fuerzas armadas de EU, Stars & Stripes el lunes 17. La mayor parte del artículo se refiere a los aspectos sociales y logísticos del traslado del buque a través del Atlántico, pero citan al capitán del buque, Comandante Scott A. Jones, quien habla de la misión del mismo. El Donald Cook es el primero de cuatro buques que formarán parte del sistema de defensa antimisiles de la OTAN, junto con los sistemas en tierra ubicados en Polonia y Rumania, y un radar en Turquía. De acuerdo al noticiero, el ritmo operativo de los cuatro buques será alto, con turnos de cuatro meses, y también desempeñarán tareas para la 6ta Flota de Estados Unidos y para la OTAN aparte de la defensa antimisiles.

Jones explicó también que los buques podrían realizar misiones en lugares distintos al Mediterráneo oriental. "Ciertamente el Mediterráneo será nuestro foco principal, dado que desde ahí es donde podemos apoyar mejor la defensa de Europa contra misiles balísticos", dijo Jones. "Pero con certeza, hay oportunidad para ir hacia el Atlántico, hacia el Reino Unido, hacia el Báltico".

Si el Donald Cook o cualquiera de sus buques hermanos se introduce en el Báltico, es muy probable que Rusia diga algo. En agosto de 2011, Dimitri Rogozin, quien era en ese entonces embajador de Rusia ante la OTAN, hizo una advertencia muy puntual sobre la eventualidad de que la OTAN extendiera su defensa antimisiles más allá del Mediterráneo. "El hecho mismo de desplegar infraestructura militar antimisiles de Estados Unidos en los mares del norte es una verdadera provocación con respecto al proceso de desarme nuclear", dijo Rogozin, según el informe de la agencia AFP del 8 de agosto de 2011. "¿Por qué no hay nadie que dé garantías de que la flota estadounidense equipada con sistemas de intercepción Aegis no será desplegada en los mares del norte?", indicó Rogozin, y agregó que si no hubiesen tales planes, el hubiera recibido una "respuesta negativa bien definida", pero no obtuvo ninguna respuesta firme por parte de la OTAN.