Un avance importante hacia la fusión por láser

21 de febrero de 2014

21 de febrero de 2014 — Esta semana recibieron amplia cobertura mundial los emocionantes resultados de los experimentos llevados a cabo el verano y otoño pasado en las instalaciones de fusión por láser en el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, después de que la revista Nature publicó un artículo al respecto. Los comentarios de los científicos que llevaron a cabo la investigación en el Complejo Nacional de Ignición (NIF por siglas en inglés) estuvieron marcados por el optimismo de que están logrando progresos hacia la producción de energía de fusión.

La fusión —la energía que produce el Sol y todas las estrellas— también fue noticia en diciembre, cuando la nave de aterrizaje lunar Chang'e-3 de China, empezó a llevar a cabo las etapas que siguen en la exploración lunar de China. Uno de los recursos con los que a la larga va a poder contribuir la Luna con la humanidad es el helio-3, un isótopo muy raro en la Tierra. Los científicos espaciales de China desde un principio de su programa lunar afirmaron que la fuente de energía más avanzada y prácticamente ilimitada sería la fusión que utilice como combustible el helio-3. Las próximas misiones lunares chinas tendrán la tarea de mapear detalladamente esos recursos en la Luna.

Los científicos de Lawrence Livermore pudieron crear tanta energía de una reacción de fusión convencional deuterio-tritio como la cantidad de energía de los rayos láser 192 NIF aplicada efectivamente al combustible. Esto se logró cambiando la forma y el nivel de energía de los láseres. Se obtuvo tres veces más energía de fusión que en los experimentos anteriores. Sin embargo, dado que los láseres aún no pueden aplicar sino una pequeña porción de su energía al combustible, todavía se necesita investigar más antes de alcanzar el "umbral de rentabilidad", en donde la energía de fusión producida es igual al total de energía necesaria para activar los láseres.