Congresista Sensenbrenner: espionaje al Congreso por parte de la CIA, "casi nixoniano"

15 de marzo de 2014

15 de marzo de 2014 — El congresista Sensenbrenner, autor de la Ley Patriota, y ahora oponente al espionaje de la NSA, le escribió una carta el jueves al Subprocurador General James Cole, para dar seguimiento a la carta que él, junto con los congresistas Darrell Issa y Jerrold Nadler, le habían escrito el 11 de febrero en relación al espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por siglas en inglés) a las oficinas del Congreso federal.

En esta nueva misiva, Sensenbrenner señala que en la audiencia del 4 de febrero de la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes, Issa le había preguntado si la NSA recababa información sobre los registros de llamadas hechas desde oficinas del Congreso. "Tu respondiste 'probablemente lo hacemos, señores congresistas, aunque no tenemos permitido ver ninguna de éstas, a menos que haya una sospecha razonable, articulada, de que esos números estén relacionados a conocidas amenazas terroristas' ".

No habiendo recibido ninguna respuesta de Cole a esta carta del 11 de febrero, Sensenbrenner le escribe en su carta del 13 de marzo:

"Este asunto es aún hoy más urgente dadas las declaraciones recientes de la presidenta de Inteligencia del Senado Dianne Feinstein acusando a la CIA de registrar en secreto las computadoras y retirar documentos de las computadoras empleadas por miembros del equipo de la comisión. Según los informes de prensa, el director jurídico en funciones de la CIA presentó también ante el Departamento de Justicia un documento penal en contra de las acciones del personal de la comisión".

Sensenbrenner califica las acusaciones de Feinstein como "estremecedoras" y continúa:

"Como sabes, la CIA tiene legalmente prohibido cualquier registro o vigilancia interna. Además, el acceder a las computadoras utilizadas por miembros del Congreso e intentar usar al Departamento de Justicia para intimidar al personal del Congreso, es una violación crasa de los principios constitucionales de separación de poderes. Describe un cuadro casi nixoniano de un gobierno que cree que puede actuar con impunidad escondiéndose tras un velo de secreto".

En conclusión, Sensenbrenner solicita "la revelación de todas las formas en las que el gobierno lleva a cabo, o puede llevar a cabo la vigilancia de miembros del Congreso. Esto debe incluir la invasión de la CIA a las computadoras de la Comisión de Inteligencia del Senado, así como también cualquier otra instancia desconocida de vigilancia, de espionaje, o cualquier otra forma en que se llevó a cabo la vigilancia sobre, los miembros del Congreso y su personal".