Rusia no se prepara para invadir a Ucrania pero envía un claro mensaje con sus ejercicios militares

15 de marzo de 2014

15 de marzo de 2014 — La serie de ejercicios militares que ha venido realizando Rusia desde el 28 de febrero no son preparativos para invadir Ucrania, sino más bien ejercicios de entrenamiento ante contingencias súbitas y pruebas sobre nivel de preparación. Obviamente, las autoridades del golpe de Estado en Kiev les han dado otro giro con la complicidad de unos medios de prensa sumisos en los últimos cinco días. Sin embargo, los ejercicios transmiten, como destacó ayer el Washington Post, una señal muy fuerte por sí mismos. Un alto funcionario estadounidense le dijo al Post que el gobierno de Obama observa muy de cerca los ejercicios y los considera una amenaza. "Aunque los ejercicios no están confinados a la región fronteriza con Ucrania —también se van a llevar a cabo en el centro de Rusia— la señal es fuerte y clara" informa el Washington Post. "En términos generales, esto es lo que hace un militar si quiere mantener su nivel de preparación" dijo Mark Galeotti, un profesor de la Universidad de Nueva York que estudia sobre seguridad rusa. "Pero en circunstancias como las actuales, están muy conscientes de las implicaciones políticas de cualquier movimiento".

Según la última declaración dada a conocer por el Ministerio de la Defensa Nacional de Rusia ayer, ya se iniciaron los entrenamientos de artillería donde participan 8,500 efectivos de tropa en el Distrito Militar Sur. A estos entrenamientos de artillería le siguen ejercicios de las fuerzas aerotransportadas que empezaron el 11 de marzo, que involucran a unos 4,000 efectivos, y que todavía continúan. El Ministerio de la Defensa también anunció ayer, que hay cuatro bombarderos estratégicos TU-95 en patrullaje sobre el Ártico.