Partidarios de la UE manifiestan en Islandia, exigen un referendo

17 de marzo de 2014

16 de marzo de 2014 – Han comenzado a surgir manifestaciones en Reykjavik, Islandia, frente del Parlamente de Islandia, en protesta por la decisión de los dos partidos de gobierno de poner fin a las negociaciones para ser miembros de la Unión Europea (UE) y saltarse el referendo. Según la policía, las protestas han llegado los sábados a entre 6,000 y 8,000, con el apoyo del partido de la Social Democracia que anteriormente formaba parte del gobierno, junto con un partido local de Reykjavik llamado "Futuro Brillante", el cual logró llegar al parlamento en las elecciones pasadas. Los manifestantes recogieron 50,000 firmas por medio de Internet para exigir que se lleve a cabo el referendo que en mayo del año pasado el gobierno prometió hacer. El gobierno ha incumplido varias promesas como esta, se encuentra por lo tanto bajo ataque de estas manifestaciones alimentadas por los medios, está cayendo en las encuestas y recibirá un golpe fuerte en las elecciones locales de abril.

A pesar de este ataque, el gobierno está introduciendo su decisión en al Parlamento para detener las negociaciones y cancelar el referendo. El 13 de marzo se llevó a cabo el primer debate parlamentario sobre la propuesta del gobierno, y luego se llevará a una comisión y habrá un nuevo debate antes de que se tome la decisión que resuelva este asunto. El gobierno tiene una mayoría marginal de solo 5 miembros en el Parlamento, en tanto el partido de oposición Rojo-Verde se alejó de su posición en contra de la UE para respaldar el referendo. Este partido se había mantenido en silencio, cuando participaba en el gobierno anterior liderado por el partido Social Demócrata comenzó las negociaciones para unirse a la Unión Europea, a pesar de que ya era grande el rechazo de la opinión popular a integrar la UE. Sin embrago el asunto de hacer un referendo se plantea como una cuestión de "derechos humanos" de la autodeterminación del pueblo, e incluso muchos, antes de rechazarlo, quisieran ver cómo sería el acuerdo con la UE. Se está restando importancia a los efectos dañinos de un proceso de negociación con la UE, como sería dejar para después otros acuerdos comerciales favorables, como el acuerdo con China, así como la imposibilidad de frenar la especulación de los bancos mediante la implementación de la Glass-Steagall, la cual prohíbe la Unión Bancaria de la UE y sus políticas de reorganización bancaria.