Obama interviene públicamente en contra de la senadora Feinstein y del Senado

18 de marzo de 2014

18 de marzo de 2014 — El Presidente Barack Obama asumió públicamente una posición en contra de la senadora Dianne Feinstein y contra quienes la respaldan en el Senado, e implícitamente a favor de los investigación penal a los asistentes de la Comisión de Inteligencia del Senado. De este modo Obama va más a fondo en su violación a la separación de poderes que establece la Constitución, apostando a que no es enjuiciable políticamente. Al mismo tiempo, pretendió asumir una "neutralidad" en la disputa entre Feinstein y el director de la CIA, John Brennan.

Obama dijo en entrevista con la televisión pública, PBS, el sábado 15 que "tomar un bando no era el rol apropiado para mí, y ni que la Casa Blanca interviniera allí en este momento". Pero el mismo día, Michael Hayden, ex director de la CIA, dijo el 14 de marzo en CNN, que la CIA notificó a la Casa Blanca en enero que estaba remitiendo al Departamento de Justicia de Eric Holder, los nombres de los asistentes del Senado para que los investigue por posesión indebida de documentos secretos. Dokp Hayden dijo que "hubo una aceptación tácita de parte de la Casa Blanca por la decisión de la CIA de tomar medidas" en contra de esos asistentes del Senado que están investigando a la CIA.

Esto ya no es tácito: El sábado, Obama dijo también a la PBS que: "Con respecto a los asuntos que van de un lado a otro entre la Comisión del Senado y la CIA, John Brennan los remitió a las autoridades apropiadas, y ellos se están encargando de esto". Por consiguiente, Obama está apoyando el posible proceso judicial contra el Senado por parte del Departamento de Justicia, por producir un informe sobre las prácticas de la CIA de "captura y secuestro" y de torturas.

El 15 de marzo, Countercurrents.org publicó un resumen amplio de cómo se desenvolvió esta situación, titulado "U.S. May Experience Constitutional Crisis, Finds The Intercept". [1] The Intercept es la publicación digital que se inició en febrero con Glenn Greenwald, Laura Poitras, y Jeremy Scahill para sacar las revelaciones de Snowden del periódico británico el Guardian. El artículo lo escribió Dan Froomkin, y dice: "Aparte de las implicaciones constitucionales, la investigación de la CIA puede haber violado incluso la Cuarta Enmienda, la Ley contra el Fraude y el Abuso por Computadora, así como la Orden Ejecutiva 12333, que le prohíbe a la CIA llevar a cabo investigaciones o vigilancia internas". Hace un repaso de la lista que va en aumento de respaldo a la Senadora Feinstein —senadores Ron Wyden, Mark Udall, Harry Reid, Martin Heinrich de Nuevo Mexico, Lindsey Graham— sobre lo que es ahora un conflicto público con el dictador Obama.