Vitaly Churkin, embajador de Rusia ante la ONU puso en su sitio a Charlie Rose

24 de marzo de 2014

24 de marzo de 2014 — El embajador de Rusia ante las Naciones Unidos (ONU), Vitaly Churkin, no se anduvo con rodeos en su entrevista con Charlie Rose, del canal de televisión pública estadounidense, PBS, el 21 de marzo. A la pregunta de Rose sobre si la anexión formal de Crimea era parte de "una misión mesiánica de Vladimir Putin para restaurar lo que él considera la gloria de la Unión Soviética", Churkin respondió: "Eso no es verdad".

De acuerdo a un cable de NBC News sobre la entrevista, Churkin calificó la anexión formal [de Crimea] de "histórica", como la realización de un sueño de reunificación hecho realidad. Churkin subrayó que Rusia no considera legítimo el actual gobierno de Ucrania, producto del derrocamiento del Presidente Viktor Yanukóvich en febrero.

Churkin dijo que Ucrania cayó en el engaño de las promesas de la Unión Europea (UE) de supuesto respaldo y financiamiento.

En la Unión Europea, explicó, "son muy buenos para hacer promesas, y luego le dicen a las naciones que tienen que obedecerles, tanto política como económicamente, a fin de que se materialicen esas promesas en algún momento del siglo 21". Bajo la asociación con la UE, señaló, la economía de Ucrania "se derrumbaría porque no podría resistir la competencia con la Unión Europea".

Churkin se mostró optimista sobre el papel de Rusia en Europa y en el mundo, y señaló que el objetivo de su país es, "mantener relaciones excelentes entre todos nosotros. Nuestro objetivo es que haya un espacio común europeo desde Lisboa hasta Vladivostok".

"Nosotros somos mucho más pragmáticos que mesiánicos. Yo creo que Rusia va en ascenso", dijo Churkin. Y para consternación de Rose, Churkin contrastó esto con la economía estadounidense, la cual, señaló, está endeudada y sin remedio y en la agonía de una "burbuja" que puede estallar con cualquier pinchazo.

Churkin insistió que Rusia no tiene ningún plan para Ucrania del este o los países bálticos, y en todo caso, lo que le interesa a su país es la estabilización de la situación política de sus vecinos.

"Si los dejamos solos, se van a derrumbar porque 3 millones de ucranianos trabajan en Rusia, y envían como $20,000 millones de dólares al año para sostener a sus familias", añadió, y sugirió que federalizar a Ucrania podría ser un modo de salir de la crisis actual.

"¿Por qué no puede Ucrania ser una federación, en la que la gente pueda estar segura de sus derechos, en donde estén seguros de pueden hablar ruso, en donde puedan estar seguros de que van a elegir a sus gobernantes?"