Un llamamiento a que Obama renuncie de inmediato

25 de marzo de 2014

24 de marzo de 2014 — Michael Brenner, profesor de la Universidad de Pittsburgh, publicó un detallado proyecto de ley de juicio político al Presidente Barack Obama, que empieza señalando el papel de Obama en el escándalo actual en torno a la intromisión de la CIA en las computadoras de la Comisión Selecta de Inteligencia del Senado. Brenner cita las violaciones flagrantes a la ley cometidas por Obama y Eric Holder al exonerar a los banqueros de Wall Street de una acusación penal. Concluye con el hecho de que Obama declara como blancos para ser asesinados a ciudadanos estadounidenses, sin el debido proceso.

Brenner comienza diciendo:

"El Presidente de Estados Unidos tiene una responsabilidad primordial: Defender la Constitución y hacer cumplir las leyes del país. Ese es el juramente que hace el día en que asume el cargo. No cumplir plenamente con esa obligación rompe el contrato entre él y la ciudadanía de la cual deriva su autoridad y en cuyo nombre actúa. La consecuencia es que pone en peligro el bienestar de la república. Barack Obama violó su juramento. Por lo tanto, él debe renunciar a su cargo. Los motivos por los cuales lo ha hecho no tienen que ver con la cuestión de esa violación y ruptura de la confianza, sin importar que tan significativos puedan ser. Puede ser su mala interpretación de las responsabilidades del cargo; puede ser una falta de convicción de cualquier cosa bajo los cielos excepto de su singularidad; puede ser un sentido arraigado de excepcionalismo que trasciende las normas formales; puede ser una deferencia extrema a los poderes de la tierra que lo impresionan. Probablemente es una combinación de todo esto".

Después de presentar un repaso detallado del caso de la intromisión del director de la CIA, John Brennan, en las computadoras de la Comisión Selecta de Inteligencia del Senado, para robar el "Informe Panetta" que detalla las violaciones a la ley que cometió la CIA en su programa de interrogatorios mediante el empleo de tortura, y la protección que le dio el Presidente a Brennan y a la CIA, Brenner concluye resaltando el texto en negritas:

"Con respecto a los tres casos, la CIA bajo la dirección de John Brennan no actuó como una solitaria organización forajida. El robo del 'Informe Panetta' y otros documentos de las computadores de la Comisión del Senado, el jaqueo de los documentos del equipo de trabajo, y el haber enviado un 'informe delictivo' al Departamento de Justicia, ocurrió con el conocimiento y la aprobación del Presidente Barack Obama".

Luego de detallar los otros dos delitos por los cuales merece juicio político, Brenner concluye que se debe forzar a Obama a renunciar de inmediato. Mientras que el Congreso tiene todas las evidencias para hacerle un juicio político, Brenner advierte que el grado de manipulaciones y parcialidades políticas hace poco probable y conflictivo el que sea el Congreso quien le haga juicio político. Por lo tanto, hay que forzar a Obama a que renuncie de inmediato. Brenner menciona el caso reciente del Papa Benedicto XVI —quien renunció ante la incompetencia del Vaticano a manejar de modo apropiado el escándalo de pedofilia en la Iglesia, y permitió así que lo sucediera en el Papado alguien más calificado— como modelo para presionar la renuncia inmediata de Obama.