Leslie Gelb se une a los británicos en el llamado a Obama para intensificar el conflicto militar con Rusia

31 de marzo de 2014

31 de marzo de 2014 — El titular del artículo lo dice todo: "Obama tiene que mostrar que utilizará medios militares para frenar a Rusia en Ucrania". Eso escribió el 30 de marzo en el Daily Beast este personaje de la élite estadounidense, que fue presidente del Consejo de Relaciones Exteriores de Nueva York, ex funcionario del Departamento de Estado y del Departamento de Defensa, además de columnista en la prensa escrita.

Los alaridos de Gelb se hacen eco de lo que había publicado el día anterior el semanario británico Economist, donde hacía un llamado a que el gobierno de Estados Unidos acelere la confrontación militar con Rusia. Ambos le urgen a Obama a que responda al hecho de que Rusia hizo caso omiso de su bravuconada —y la de sus amos del imperio británico— mediante una mayor escalada militar con una amenaza de acción militar más provocadora aún.

Eso no va a suceder, comentó Lyndon LaRouche el domingo 30, a menos de que quieran ir de frente hacia una guerra nuclear.

Gelb escribe:

"La idea de Obama de combatir la agresión principalmente por medio de sanciones económicas y diplomacia está lejos de ser suficiente, que se tienen que elevar los costos de la agresión y que tiene que haber una dimensión militar más fuerte y más creíble en la política de seguridad nacional de Estados Unidos".

Y agrega: "No es que Washington tenga que enviar tropas al territorio o comenzar a utilizar armas nucleares; es simplemente que los agresores potenciales tienen que ver algún costo militar potencial". Entre tales "agresores potenciales" que tienen que recibir el mensaje Gelb incluye a China: "Lo mismo tiene que ver con China y su nueva pauta de exhibición de fuerza para establecer sus intereses en los Mares del Este y Sur de China. Ucrania solo refuerza la pauta. Las sanciones económicas son una herramienta útil, pero no es un substituto para la opción militar creíble".

Gelb hace incluso una propuesta específica para jugar a la provocación nuclear: "La opción más osada y riesgosa sería despachar 50 o 60 de de los F-22, que son increíblemente potentes, a Polonia, además de una batería de cohetes Patriot con correspondiente apoyo protección en el terreno. Los generales rusos e incluso Putin seguro saben que los F-22 pueden aplastar la muy inferior fuerza aérea rusa y luego castigar a los ejércitos rusos invadiendo el sur de Ucrania o algún oro lugar de la región. No tiene ningún sentido llevar a cabo esta acción a menos que Obama se resuelva sin ambigüedades a utilizar los F-22. Lo peor de todo es hacer un bluff. Ni los peligros acabarían ahí incluso si Obama no estuviese blofeando; Putin podría pensar que de cualquier manera estaba blofeando y comenzar una guerra. Con todas esas complicaciones y riesgos, el equipo de Obama le debe dar una mirada seria a esta opción, y hacerle saber a Rusia y a nuestros socios de la OTAN que esta opción ruda está bajo seria consideración".

Gelb debería regresar a leer algunos de sus propios escritos anteriores (más sensatos que este) como el que escribió precisamente hace un año cuando Obama trataba de preparase para un ataque militar contra Siria. En un artículo titulado "So You Want Another War?" (¿Así que quieres otra guerra?), Gelb escribió el 21 de marzo de 2013 que Estados Unidos estaba a punto de cometer los mismos errores que cometió al hacer la guerra en Iraq, esta vez en Siria. "Solo en Estados Unidos, donde nuestras energías intelectuales se consumen plenamente en la televisión y en cruceros varados llenos de caca, podríamos posiblemente cometer los mismos errores respecto a Siria que nos llevaron a una guerra con Iraq hace apenas 10 años", escribió entonces.