La ignorancia de los estadounidenses podría permitir una guerra mundial

2 de abril de 2014

2 de abril de 2014 — Las naciones europeas que han sufrido dos guerras mundiales en su territorio, deben decirle a los estadounidenses que paren de inmediato el proceso de satanización y ataque a Rusia "antes de que un incidente se convierta en una guerra convencional, se convierta en una guerra de misiles, se convierta en una guerra nuclear. Esa transición puede tomar unos 30 minutos".

Esto escribió el 30 de marzo Floyd Rudmin, sicólogo canadiense, profesor en la Universidad de Tromso, en Noruega, y de antepasado lituanos, en un artículo titulado "Need To Re-Perceive the Crisis in Ukraine and Try To See a Russian Perspective" [1] (La necesidad de reflexionar de nuevo la crisis de Ucrania y tratar de verla desde la perspectiva de los rusos), que fue publicado en Counter Currents y en otro blog. Rudman se equivoca al tratar la amenaza de guerra como que se origina de un conflicto entre naciones, pasando por alto que la dinámica estratégica subyacente que está llevando al mundo hacia una guerra proviene del colapso del imperio británico, pero su advertencia de que los estadounidenses deben despertar ante esta amenaza es muy oportuna y correcta.

"Los sucesos en Ucrania se mueven cada vez más rápido. El peligro de una parálisis de la economía en Ucrania y de una guerra general con Rusia es muy real", escribió Rudmin. Sería mejor que los estadounidenses vieran un poco de historia. "Los turcos, polacos, suecos, franceses, alemanes, británicos, italianos, rumanos y japoneses, han invadido a Rusia todos mas de una vez". Hoy, la OTAN se está moviendo hacia el Este, Estados Unidos está emplazando un sistema de defensa antimisilístico en las fronteras con Rusia, y se orquestó un golpe de estado antirruso en Ucrania.

"Es fácil ver por qué Rusia percibiría estos acontecimientos como los preparativos de otra superpotencia para atacar a Rusia. Es perfectamente predecible que Rusia reaccionaría de tal manera [para defenderse], sin importar el costo. Es una manipulación mental utilizar palabras que disparan imágenes históricas decir que Putin es Hitler, o que el Ejército Rojo de Stalin de nuevo amenaza a Europa. Porque los estadounidenses no saben nada de la historia de Rusia y no tienen ninguna experiencia de una invasión extranjera, no pueden escapar a los límites de su propia retórica de la Guerra Fría. No pueden imaginar la historia vista desde la perspectiva rusa. Sin embrago, los europeos, conocen el horror de la guerra en su territorio, y recuerdan muy bien su historia de haber atacado a Rusia. Las naciones europeas saben que tantas veces se aliaron para atacar a Rusia, y saben que nunca resultó bien, y probablemente esta vez tampoco. En esta crisis, son las naciones europeas las que deben levantarse y sacudir a la superpotencia para despertarla antes de que un incidente se convierta en una guerra convencional, pase a ser una guerra de misiles, y llegue a una guerra nuclear. Esa transición podría tomar unos 30 minutos. En éste momento de la historia humana, la comunidad mundial tiene prioridades más urgentes que repetir nuestras pesadillas históricas".

Trava Mista Cano Alto