¿Están desenchufando los británicos la política de rescates internos?

12 de abril de 2014

12 de abril de 2014 — El artículo del 7 de abril en el Financial Times, titulado "Riesgos de que se deshaga el acuerdo de la UE sobre quiebra de bancos", indica el nuevo nivel de caos y posible estallido bancario que afecta a todo el sector financiero de Europa que se desmorona. Los británicos, fieles a su imperial modus operandi de siglos, se movieron sigilosamente para excusarse ellos del régimen de rescates internos que le acababan de imponer a la Unión Europea (UE) con el acuerdo de los Ministros de Finanzas del 20 de marzo. Según ese acuerdo, los imperialistas indicaron que "tus bancos" serán sometidos al "rescate interno" (con los fondos de sus depositantes y acreedores no asegurados), exclusivamente; "nuestros bancos en Londres", por el contrario, van a ser rescatados con fondos públicos. De este modo, desataron las manifestaciones de caos que ya existían con el ardid desquiciado de "rescates internos".

De acuerdo al Financial Times, "Gran Bretaña enfrenta objeciones de varios otros Estados miembros mientras maniobra para revisar un acuerdo político, al que llegaron en diciembre, en un intento por proteger el papel de emergencia del Banco de Inglaterra como prestamista de último recurso encubierto... Otros diplomáticos sospechan que está revisando un elemento fundamental de las reformas, que tiene el objetivo de evitar que los contribuyentes paguen los costos de las quiebras bancarias. 'Esto es un desastre completo, una pesadilla y tenemos que decidir que vamos a hacer rápidamente' dijo una de las personas involucradas".

El periódico agrega que "los británicos quieren que se aclare que los bancos centrales pueden extender liquidez aun en el caso de que dependan de una garantía específica del gobierno, sin desatar quitas para los tenedores de bonos".

De inmediato, Dinamarca y la República Checa insistieron en una línea dura a favor de los rescates internos puros, en tanto que Francia, Italia, Suiza y Portugal reaccionaron exigiendo también ellos poder rescatar los bancos con recursos públicos, sin recurrir a los rescates internos. Incluso si estos países tuvieran los recursos para hacerlo, que no los tienen, ya hubo la votación formal en el Parlamento Europeo y en el EcoFin (los ministros de Economía y Finanzas Europeos) y votaron en contra de esa posibilidad.

Así que los británicos, contando con que el gigante bobo de la Reserva Federal de Estados Unidos le va a ayudar al Banco de Inglaterra a rescatar a los bancos y derivados financieros de Londres, están chapuceando con una política que ellos van a continuar insistiendo que apliquen todos los demás gobiernos. Está por verse que es lo que va a hacer Alemania. Solo dos días antes, el 5 de abril, el gobernador del Bundesbank, Jess Weidmann, dio un discurso en donde pidió que se aceptara y aplicara uniforme e inmediatamente la política de rescates internos.