Se avecina desplome: BPI y FMI corren en pánico en direcciones completamente opuestas

1 de julio de 2014

1 de julio de 2014 — ¡Hablando de conflicto de intereses! Las dos instituciones financieras globales dominantes que sostienen que son las que le dictan a los bancos centrales lo que deben de hacer, están en posiciones totalmente opuestas en cuanto a tasas de interés; una dice que hay que elevarlas rápidamente en tanto que la otra dice que hay que encontrar nuevas formas de bajarlas. Y ambas muestran señales de pánico ante un desplome que se cierne.

El Banco de Pagos Internacional (BPI) de Basilea, el "banco de los banqueros centrales", con una rica historia nazi, dio a conocer el 27 de junio su informe anual. El informe reprende a los bancos centrales en general por haber permitido que proliferen las cada vez más peligrosas burbujas de la deuda, amenazando con estallar. Los Bancos Centrales, dice el BPI, deben elevar las tasas de interés y restringir el crédito de inmediato; "no hagan esto demasiado tarde o demasiado lentamente", dice. "La economía global continúa enfrentando serios desafíos. A pesar de un despunte en el crecimiento, no se ha sacudido su dependencia del estímulo monetario. La política monetaria todavía sigue luchando por normalizarse después de muchos años de acomodos extraordinarios. A pesar de la euforia en los mercados financieros, las inversiones continúan siendo débiles. En vez de agregarle a la capacidad productiva, las grandes firmas prefieren recomprar acciones o realizar fusiones o adquisiciones. Y a pesar de los prospectos de crecimiento mediocre a largo plazo, la deuda continúa al alza. Ya hasta se habla de estancamiento secular".

Claramente el BPI está observando la burbuja de derivados, que está disparada al alza con casi un 20% al año y aproximándose a los miles de billones de dólares en el valor nominal de agregados de deuda.

Pero el Fondo Monetario Internacional (FMI), viendo esta misma burbuja inmensa a punto de estallar, ve en vez de esto que los bancos transatlánticos necesitan emitir más préstamos. El FMI está exigiendo que los bancos NO eleven las tasas de interés en ningún momento inmediato futuro, sino que las mantengan en cero o negativas en la práctica. Exigen una "emisión cuantitativa" (EC) a gran escala, o sea una mayor impresión de dinero, de parte del Banco Central Europeo y le está pidiendo a la Reserva Federal que suspenda su "salida" de la emisión cuantitativa. Si no, advierte el FMI, las economías trasatlánticas pudieran estar al borde de la deflación y el colapso.

¿Qué puede hacer un pobre banquero central trasatlántico? ¿Llamarle a China para discutir el nuevo Banco de Inversiones en infraestructura?