LaRouche: El respaldo de Obama al EIIS es el problema en Iraq

5 de julio de 2014

2 de julio de 2014 — "Este desvergonzado respaldo explícito al EIIS exige el enjuiciamiento político inmediato de Obama" dijo hoy Lyndon LaRouche, después de recibir un informe sobre los últimos acontecimientos en Iraq. "El EIIS es el detonador de una guerra termonuclear". En realidad los acontecimientos de las últimas 24 horas se parecen más a un caldero a punto de ebullición y todo lo que proviene del gobierno de Obama o de su entorno, está diseñado para agravar la situación.

Por ejemplo, el almirante retirado James Stavridis, ex comandante de la OTAN, ahora Director de la Facultad Fletcher de Leyes y Diplomacia de la Universidad Tufts, escribió hace un par de días en el blog Atlantic Council que la OTAN podría saltar al sartén mediante: 1) librando guerra cibernética para contrarrestar la propaganda yijadista; 2) ensamblando un equipo de fuerzas especiales de la OTAN a ser desplegadas junto con los equipos de fuerzas especiales de EU ahí; 3) los equipos de fuerzas especiales de la OTAN, respaldados por fuerzas de vigilancia e inteligencia aéreas, podrían cruzar la frontera de Turquía tanto hacia Iraq como hacia Siria, "con el fin de entender lo que está sucediendo en el terreno, aportar un conducto de información e inteligencia imparcial y prepararse ante posibles operaciones de la OTAN ya sea en Siria o en Iraq".

Esta locura se complementa con otro conjunto de tres opciones que están bajo consideración, según un funcionario no identificado por nombre del gobierno de Obama citado por Bloomberg. Para hacer hacerle frente al EIIS con 10,000 combatientes y un fondo de guerra de $2 mil millones de dólares, el funcionario dijo que el gobierno de Obama contempla: 1) realizar ataques militares limitados; 2) presionar a Maliki para que renuncie (es decir, cambio de régimen) y 3) trabajar con los saudíes para hacer que las tribus sunitas rompan con el EIIS.

De hecho el Secretario de Estado John Kerry estuvo varios días en Riad la semana pasada, en donde discutió exactamente este fortalecimiento del papel saudita, según altas fuentes de inteligencia de EU. Es más, parece que el príncipe Bandar bin Sultan, el arquitecto de buena parte del derramamiento de sangre en Siria, volvió al círculo de favoritos del rey Abdullah, después de que estuvo en una especie de limbo por varios meses, luego de que lo sacaron de su cargo como jefe de la inteligencia saudita. Abdullah nombró a Bandar su "enviado especial" —esto no dicen los informes noticiosos pero le han dicho a la EIR, fuentes cercanas— debido a sus nexos estrechos con tribus sunitas en Iraq.

Mientras tanto el EIIS amenaza con desatar una guerra en contra de la mayor parte del resto del mundo. Según un informe en The Hindu, con fecha de hoy, Ibrahim Awwad al-Badri, comandante del grupo insurgente Estado Islámico de Iraq y al-Sham (EIIS) y también conocido como Abu Bakr al-Baghdadi (Estado Islámico de Iraq y Siria o Estado Islámico de Iraq y el Levante), ha declarado la guerra en contra de varios países, entre ellos India, en una proclama dada a conocer en línea el martes por la tarde. En el discurso, al-Badri le hace un llamado a los creyentes a levantarse en armas en el mes de la penitencia y aterrorizar a los enemigos de Alá y "buscar la muerte en los lugares en donde se espera encontrarla, para que la dunya [vida terrena] llegue a su fin".

"Se están confiscando por la fuerza los derechos de los musulmanes" dice Badri, "en China, India, Palestina, Somalia, la Península Arábiga, el Cáucaso, Sham (el Levante), Egipto, Iraq, Indonesia, Afganistán, las Filipinas, Ahvaz, Irán (por los rafidah, chiítas), Paquistán, Túnez, Libia, Argelia y Marruecos, en el Este y en el Oeste". (Todo el texto es como en el original dado a conocer por el EIIS).

El embajador de Iraq en Washington, Lukman Faily, fue ayer a la Carnegie Endowment for International Peace, para decirle al Washington oficial que Iraq se está viendo forzado a recurrir a otros países —es decir, Irán, Rusia y Siria— para obtener ayuda en su lucha en contra del EIIS, porque la ayuda estadounidense, que Iraq preferiría, está llegando demasiado lentamente.

Mientras el gobierno de Obama maniobra en los hechos para derrocar a Maliki y forzar un cambio de régimen en Iraq —para regocijo del EIIS— los rusos han anunciado que no se van a quedar con los brazos cruzados y ver cómo se desintegra Iraq y toda la región. En Bagdad, el embajador ruso ante Iraq, Ilya Morgunov dijo que Rusia va a entregar entre 5 y 10 más Su-25 para fines del verano. También dijo que hay técnicos rusos en el país para ayudar a ensamblar los aviones pero que no los iban a volar pilotos rusos. Sin embargo Josh Rogin informa en el Daily Beast que, según fuentes diplomáticas, los pilotos rusos sí van a volar en misiones de combate en esos aviones "debido a la falta de pilotos iraquíes con el entrenamiento apropiado", una información que no se ha podido confirmar.