Semana de Acción del Movimiento LaRouche en Iberoamérica y España: DETENGAMOS EL AVANCE HACIA LA GUERRA TERMONUCLEAR

24 de marzo de 2014

Actualizada a 7:51 pm, 24 de marzo de 2014 

22 de marzo de 2014 — El Movimiento LaRouche en Iberoamérica emitió la siguiente declaración que está circulando ampliamente en varios países en la semana del 22 al 29 de marzo, como parte de la Semana de Acción que se efectuará en varios países de Iberoamérica y en España. Entre estas actividades se incluye el foro Hacia un Nuevo Paradigma Económico y Cultural, que realizará el Movimiento Ciudadano LaRouchista de México, el miércoles 26 en la sala de conferencias del Congreso nacional, y la conferencia del Movimiento LaRouche España que tendrá lugar el sábado 29 en Valencia, España, titulada “Cómo parar el avance hacia la guerra termonuclear y las políticas económicas de la Troika que la impulsan”.

DETENGAMOS EL AVANCE HACIA LA GUERRA TERMONUCLEAR

Los graves acontecimientos ocurridos en Ucrania, que finalmente han desembocado en la ejecución de un golpe de Estado de tinte nazi y antisemita, coordinado y protegido por los gobiernos de Estados Unidos, Gran Bretaña y de la Unión Europea, ocurren en el marco más amplio de una progresiva y temeraria escalada militar contra Rusia y sus aliados por parte del actual gobierno de Barack Obama que actúa como títere del imperio británico, lo cual plantea el peligro inminente de que avance hacia una guerra termonuclear, como lo ha advertido el estadista estadounidense Lyndon LaRouche.

Frente a esta situación, el movimiento de Lyndon LaRouche realiza una movilización internacional para convocar a las fuerzas de la cordura en el mundo y eliminar el peligro de guerra general termonuclear. En Estados Unidos, Lyndon LaRouche encabeza los esfuerzos para llevar a la destitución de Barack Obama de la Presidencia de Estados Unidos mediante un juicio político como lo plantea la Constitución, o apelando a la Enmienda 25 que plantea su destitución por haber perdido el juicio. Pero todo el mundo puede colaborar a detener este impulso hacia la guerra, ayudando a declarar en quiebra el actual sistema financiero internacional, cuyo rescate mediante la austeridad genocida es el motivo detrás de las provocaciones de guerra promovidas por la quebrada oligarquía financiera del imperio británico.

El Presidente Vladimir Putin señaló recientemente: “Entendemos que estas acciones apuntan contra Rusia y contra la integración euroasiática”. En efecto, la región de Asia-Pacífico que comprende la Unión Aduanera Euroasiática con centro en Rusia, es el único sector de la economía mundial en crecimiento, en agudo contraste con las economías de la Unión Europea en donde la población ha venido disminuyendo consistentemente durante los últimos 6 años. Se pretende someter a Rusia para someter al resto del mundo a los programas de austeridad brutal con que se intenta apuntalar la cancerosa burbuja financiera.

En consecuencia hacemos un llamamiento a los gobiernos e instituciones de Iberoamérica para que, en el marco legal que impone el derecho internacional, y actuando en defensa de la paz y la seguridad internacional, se tomen urgentemente las siguientes medidas:

Que se continúe reconociendo a Viktor Yanukóvich como único Presidente constitucional de Ucrania y que, en consecuencia, se denuncie ante la comunidad internacional al gobierno golpista e ilegítimo que ha usurpado el poder en Ucrania. No se puede aceptar el regreso de los nazis al poder en ningún país del mundo.

Que de inmediato se proceda a discutir en los congresos y asambleas nacionales la necesidad de una reorganización del sistema bancario en términos de la separación de la banca especulativa de la banca comercial, de acuerdo a los lineamientos de la Ley Glass-Steagall de 1933 de Estados Unidos que ayudó a dar marcha atrás a la gran depresión.

Ello en base a lo siguiente:

* Ucrania ha sido víctima de un golpe de Estado llevado a cabo por grupos descaradamente nazis, antisemitas y terroristas, y que —como ha denunciado la dirigente del Partido Socialista Progresista de Ucrania, Natalia Vitrenko— son los mismos grupos que en la “Plaza de Maidán” venían sosteniendo lemas como: “Ucrania para los ucranianos”, “Gloria a la nación, muerte a los enemigos”, “Degollemos a los rusos, ahorquemos a los comunistas”, y que se proclamaban seguidores del colaborador de Adolfo Hitler, Stepan Bandera.

* El 21 de febrero el Gobierno legítimo de Ucrania había llegado a un acuerdo con la oposición, auspiciado por representantes oficiales de Alemania, Francia y Polonia, en la presencia de representantes de Rusia. Este acuerdo fue aplastado por los grupos neonazis y terroristas que procedieron a derrocar al Gobierno, generando luego un clima de terror y amenazas en todo el país hacia quienes no concuerdan con su ideología nazi. Es necesario retomar las condiciones de dicho acuerdo.

* Existen pruebas irrefutables de que, en notoria violación de cualquier principio de derecho internacional vigente, el golpe de Estado ha sido apoyado y dirigido por autoridades de la Unión Europea y del gobierno de Obama, como así lo demuestra la conversación sostenida entre la Secretaria de Estado para asuntos de Eurasia, Victoria Nuland y el embajador de EUA en Ucrania, días antes del golpe, sobré quién iba a ser nombrado como nuevo jefe de gobierno de Ucrania, cuando en ese momento existía un Presidente electo democráticamente. En efecto, el individuo nombrado por la Nuland como su favorito, Arseniy Yatsenyuk, es el actual primer ministro espurio.

* Por si no fuese suficiente amenaza para Rusia el ser testigo de un golpe de Estado llevado a cabo por grupos hostiles y nazis en la frontera de su propio país, ello ocurre a la vez que el Sistema de Defensa Antimisilístico está siendo colocado unilateralmente por Estados Unidos y la OTAN, en clara amenaza para la integridad de Rusia. Este hecho ha sido denunciado públicamente desde 2012 por el entonces Presidente ruso Dmitri Medvedev, y por el actual Presidente Vladimir Putin, quien explicó recientemente ante la sesión conjunta del parlamento ruso: “Entendemos que estas acciones apuntan contra Rusia y contra la integración euroasiática. Y todo esto, mientras Rusia procura entablar un diálogo con nuestros colegas de occidente, y constantemente proponemos la cooperación pero no vemos pasos recíprocos. Por el contrario, nos han mentido muchas veces. Así sucedió con la expansión de la OTAN hacia el este, y con el despliegue de la infraestructura militar y los sistemas de defensa antimisiles en nuestra frontera… Pero hay un límite para todo y con Ucrania, nuestros socios de occidente han cruzado la línea. Les ha faltado el instinto político y el sentido común para no preveer todas las consecuencias de sus acciones. Rusia se halla en una posición de la cual no puede retroceder. Si se presiona un resorte hasta su límite, regresa de golpe, y duro”.

De hecho, con el uso de la base de Rota, en España, para poner en marcha esta iniciativa provocadora de EUA y la OTAN, se pone en peligro la integridad física y seguridad de la población española, haciéndola objetivo prioritario de una guerra totalmente ajena y sin sentido, como lo ha señalado el Movimiento LaRouche España (MLE) en su última declaración..

El motivo: la desintegración económica-financiera del mundo transatlántico

Para eliminar de una vez por todas la posibilidad de una guerra termonuclear a escala mundial con el potencial para extinguir la vida en este planeta, se deberá reconocer cuál es la causa que está provocando tal amenaza. Se encuentra en último término en la actual crisis de desintegración del sistema financiero internacional y en la intención del imperio británico y de sus aliados en Wall Street de imponer a otros países soberanos las condiciones que le permitan continuar con el saqueo de su riqueza para seguir manteniendo a flote su sistema canceroso especulativo. Cualquier país que se niegue a ello, es amenazado con guerra o "cambio de régimen", como hemos visto en Ucrania y como se ve en las amenazas desestabilizadoras en Argentina, Brasil, Venezuela y otros.

En este sentido exhortamos a los gobiernos de las naciones de Iberoamérica para que, haciendo uso de su derecho soberano y de su obligación de proteger la vida, integridad y bienestar de sus ciudadanos, se tomen de inmediato el siguiente grupo de medidas:

1. Instrumentar de inmediato una reforma bancaria al estilo de la Ley Glass-Steagall de 1933 de Franklin Roosevelt, que permita la separación total de la banca comercial, de la de inversión especulativa. Exigir a ésta última responsabilidades pertinentes en la creación de la crisis financiera actual, e impedir nuevos rescates externos o internos a bancos y entidades que se encuentren en bancarrota.

2. Creación de una banca pública nacional y un sistema de crédito que permita la reconstrucción de la economía física y la creación de puestos de empleo mediante inversiones en educación, sanidad, infraestructuras y proyectos de alta tecnología, etc., que generen rápidamente empleos productivos.

No tenemos por qué seguir sufriendo el genocidio que impone el imperio británico y sus adláteres en Bruselas y Wall Street. No tenemos que seguir aguantando las nefastas y anticientíficas políticas “verdes” que la oligarquía ha creado para imponer el atraso y la desindustrialización. Podemos crear un futuro de progreso y dignidad para la humanidad, mediante la cultura clásica y la ciencia para crear una economía basada en la energía ilimitada de la fusión termonuclear.

¡No hay límites al crecimiento! ¡Sí hay límites al poder del tirano!