Glazyev: Rusia se ciñe a una economía de guerra; necesita "un sistema monetario soberano para avanzar en ciencia y tecnología"

11 de agosto de 2014

11 de agosto de 2014 — Sergei Glazyev, uno de los economistas más prominentes en Rusia hoy día, quien es actualmente uno de los principales asesores del Presidente de Rusia, Vladimir Putin, le dijo a la agencia informativa financiera Bloomberg el pasado viernes 8, que Rusia responderá a las sanciones que an en escalada y a la guerra económica de Estados Unidos y Europa, fortaleciendo la producción nacional y la autosuficiencia, y a la vez que se avocan a la creación de un "sistema monetario soberano... para el progreso de la ciencia y la tecnología"

En la entrevista, que Bloomberg publicó con el encabezado de "Cuando EU sostiene un duelo sobre Ucrania, la guerra mundial viene a la mente de Rusia", [1] Glazyev presenta un cuadro muy claro del actual viraje que se lleva a cabo en Rusia y que se puede llamar propiamente una "economía de guerra", con foco central en la ciencia y la tecnología avanzada como motor de su economía física. Como tal, neutraliza de manera eficiente los diversos escenarios de pesadilla que han publicado en los últimos días los esbirros del imperio británico como Wolfgang Munchau en el Financial Times y Ambrose Evans-Pritchard en el Telegraph de Londres, de "aplastar la economía rusa en semanas" al negarles el acceso a los sistemas de pago internacionales, lo cual consideran que "son las bombas atómicas de la guerra financiera".

Glazyev le dijo a Bloomberg: "la tarea número uno es detener las amenazas a la seguridad económica que ahora provienen desde Estados Unidos, neutralizarlas reduciendo la dependencia de nuestra actividad económica externa a la indulgencia de los políticos estadounidenses, cuya agresividad amenaza al mundo entero".

"Lo que puede servir como nuestra principal respuesta es la implementación de un plan para el desarrollo rápido de la economía rusa sobre la base de un nuevo orden tecnológico. Este plan incluye la transición a un sistema monetario soberano apuntalado con Fuentes de crédito internas, una política activa de innovaciones y de apoyo al progreso de la ciencia y de la tecnología".

Bloomberg agrega que "para mejor aislar y proteger su economía, Rusia debe abandonar el uso del dólar estadounidense como moneda de reserva, según Glazyev. Rusia, cuyas reservas internacionales ocupan el quinto lugar de tamaño en el mundo, necesita diversificar sus tenencias para incluir el yuan de China, la rupia de India y el real de Brasil".

Glazyev pone de relieve la importancia de la cooperación económica con China, y observa, de acuerdo a Bloomberg que "Estados Unidos trata de hacerse fuerte a costas de los demás, impidiendo la integración por toda Eurasia y frenando la influencia de China".

La nota de prensa dice que Glazyev] "percibe que el mundo está virando hacia uno que se sostiene en la guerra. Hay una guerra que se libra contra Rusia con las sanciones económicas y y conflictos militares que agitan a Ucrania y a Iraq, según Glazyev". También hay una "guerra económica" en marcha, con las actuales sanciones en contra de Rusia, pero estas van a resultar contraproducentes, según Glazyev. Bloomberg señala que "el bloque comercial perderá alrededor de un billón de euros ($1.3 billones de dólares), una estimación que dice [Glazyev] que incluye la posible bancarrota de varios bancos y compañías europeas que se van a derrumbar luego del recorte de los nexos financieros y económicos. La crisis de energía en Europa va a provocar una drástica subida en los precios y una pérdida de la competividad de los productores europeos. Mientras tanto, las naciones de Turquía, China y del Este de Asia van a llenar el vacío que dejen la partida de sus rivales europeos desde los mercados rusos. Los efectos colaterales le costarán 250 mil millones de euros tan solo a Alemania y van a poner a los tres Estados bálticos al borde de la 'catástrofe económica', dijo. Lituania y Latvia perderán el equivalente a la mitad de toda su producción económica, y el costo para Estonia llegará a más del 50 por ciento de su producto nacional bruto, dijo Glazyev".

Bloomberg señala que las medidas de Estados Unidos y la Unión Europea contra Rusia "no han hecho más que endurecer una mentalidad de acoso en el Kremlin, lanzando a los asesores controvertidos como Glazyev al primer plano en el enfrentamiento de Putin contra los adversarios de la época de la Guerra Fría". Su estrategia es de lanzar puentes con la comunidad internacional para frenar el "liderato político paranoico y agresivo" de Estados Unidos.