Bob Parry: la inteligencia de EU cree que Ucrania está detrás del derribamiento del MH17

6 de agosto de 2014

6 de agosto de 2014 — El destacado periodista investigador Bob Parry, quien sacó a la luz pública el escándalo original Irán-Contras y ahora dirige el portal consortiumnews.com, [1] informó que funcionarios de inteligencia de Estados Unidos ahora creen que fue el gobierno ucraniano, no los rebeldes prorrusos, el que derribó el vuelo MH17 el 17 de julio. Parry escribe: "Contrario a los alegatos públicos del gobierno de Obama culpando a los rebeldes del este de Ucrania y a Rusia por el derribamiento del Vuelo 17 de Malaysia Airlines, ciertos analistas de inteligencia de EU han concluido que lo más probable es que ni los rebeldes ni Rusia sean culpables y que parece ser que las fuerzas del gobierno ucraniano son los culpables, según una fuente que recibió un informe sobre sus hallazgos".

Parry explica que "Este juicio... se basa en gran parte en la ausencia de evidencia por parte del gobierno de EU, de que Rusia le haya proporcionado sistemas antiaéreos Buk a los rebeldes que hubieran sido necesarios para alcanzar un avión civil que volaba a más de 11,000 metros de altura, dijo la fuente, quien habló a condición de mantenerse en el anonimato". Agrega que "a pesar de los satélites de espionaje de EU, colocados sobre el este de Ucrania, las agencias de inteligencia de EU no han podido producir imágenes de un sistema Buk que los rusos estuvieran transfiriendo a los rebeldes, que hubieran embarcado a Ucrania y desplegado en posición de fuego y después se lo hubieran regresado a Rusia. Aunque el gobierno de Obama ha dado a conocer otras imágenes de Ucrania tomadas por los satélites espía de EU, la ausencia de cualquier tipo de foto sobre la batería de misiles Buk controlada por los rebeldes, ha sido el perro que no ladra en el caso estridente en el que lo ha convertido el Washington oficial culpando a los rebeldes y a Rusia por el derribo del 17 de julio que mató a 298 personas".

Parry destaca que las baterías de misiles Buk son fácilmente detectables ya que contienen cuatro misiles de 16 pies. "Si están correctos los analistas de inteligencia de EU —de que lo más probable es que ni los rebeldes ni Rusia sean responsables— el principal sospechoso que queda es el gobierno ucraniano, que posee misiles antiaéreos Buk y se dice que tenía dos aviones de combate en la vecindad de donde volaba el Vuelo 17 de Malaysia Airlines en el momento del derribamiento".

Parry no solo denuncia tanto al Presidente Obama como al Secretario de Estado Kerry por los numerosos pronunciamientos públicos culpando a los rebeldes y a Rusia por el incidente. Denuncia también como "grotescamente engañosos" los intentos por culpar a los rebeldes por los bombardeos de centros de población civil en el este de Ucrania llevados a cabo por las fuerzas del gobierno. "Los rebeldes han estado resistiendo lo que ellos consideran un régimen ilegítimo producto de un golpe militar que, con la ayuda de las milicias neonazis del oeste de Ucrania, derrocaron al Presidente electo Yanukóvych en febrero y luego maniobraron para tratar de marginar y eliminar a la población de origen ruso en el este". Parry acusa al Presidente Obama de ser culpable de encubrir la masacre de rusos étnicos. "El encubrimiento del régimen de Kiev por parte de Obama es aún más monstruoso si los analistas de inteligencia de EU están en lo cierto al sospechar que fueron las fuerzas ucranianas las que estuvieron detrás del derribo del vuelo 17".