Próxima misión lunar de China probará la recuperación de la nave espacial lunar

15 de agosto de 2014

12 de agosto de 2014 — El instituto de Administración Estatal de Ciencia, Tecnología e Industria de China, anunció en una declaración que emitió el pasado 10 de agosto que la próxima misión lunar de China, el Chang'e-4, que pondrán en órbita a fines de este año, no va a repetir la misión que llevó a cabo la sonda Chang'e-3, sino que va a ampliar sus capacidades. Previamente, esta misión se planteó como un "apoyo" a la misión actual de la sonda Chang'e-3. Pero luego de la evaluación satisfactoria de que el Chang'e-3 demostró que China tiene la capacidad de aterrizar suavemente y de modo seguro una nave espacial en la superficie de la Luna, se adelantarán y avanzarán al próximo paso de su programa lunar no tripulado de tres fases. El Chang'e-4 va a realizar algunas pruebas de la tecnología que requerirá el ambicioso Chang'e-5 que traerá de vuelta las muestras lunares. En el 2011, funcionarios del programa espacial chino anunciaron que la misión para traer las muestras lunares a la Tierra se llevará a cabo en el 2017, y esa es la dirección que llevan.

El anuncio oficial del domingo 10 de agosto confirma el informe que hizo la semana pasada el Dr. Morris Jones, experto espacial australiano, en el sentido de que la misión siguiente será con una nave espacial que va a orbitar la Luna, se devolverá hacia la Tierra, y entrará a la atmósfera terrestre, todos estos pasos necesarios para la misión que traerá las muestras lunares en el 2017. El Chang'e-4 va a probar la capacidad china para navegar una nave espacial en el espacio profundo, teniendo como objetivo hacer un aterrizaje con mucha precisión en la Tierra, y utilizar materiales que puedan resistir las altas temperaturas a las que se ve sujeta una nave espacial en su regreso de la Luna, cuando atraviesa la atmósfera terrestre a velocidades altísimas.

La declaración señala que los avances tecnológicos que se requieren para lograr la misión del Chang'e-5 de traer las muestras lunares, incluye la capacidad de encerrar las muestras en una cápsula, despegar desde la superficie de la Luna, y conectar la cápsula a una nave espacial en la órbita lunar para regresar a la Tierra, y realizar todo esto mediante robots.

La prensa china informa que la sonda Chang'e-4 arribó ayer al Centro de Lanzamiento de Satélites Xichang, para que esté lista para el lanzamiento en diciembre próximo.

Así mismo, la prensa china sigue promoviendo la explotación del helio-3 que hay en la Luna, para satisfacer "las necesidades energéticas de la humanidad por los próximos 10,000 años", de acuerdo a la revista científica Kejishun (Informe Científico y Tecnológico).