Obama viola la Constitución en Iraq, otra vez

16 de agosto de 2014

15 de agosto de 2014 — A pesar del abrumador respaldo del Congreso a la Resolución Concurrente 105 de la Cámara de Representantes, que fue aprobada el 25 de julio, la cual exige al Presidente que se ciña a lo establecido en la Resolución de Poderes de Guerra, y que no comprometa tropas estadounidenses a un "combate sostenido" en Iraq sin haberse presentado ante el Congreso y pedir su autorización.

El lunes 11, mientras vacacionaba en Martha’s Vineyard, el Pesidente Obama respondió a una pregunta sobre el caso diciendo que "no creo que tenga que llevar este asunto al Congreso. Pero no lo llevo al Congreso porque creo que es algo que no tiene caso". Al día siguiente, Obama envió más tropas a Iraq, infantes de marina y de las fuerzas especiales, con el pretexto de que solo harían una "evaluación" de las condiciones.

La voz más enérgica contra la nueva guerra de Obama hasta ahora es la del representante demócrata de Florida, Alan Grayson, quien escribió un editorial en el diario USA Today del lunes 11, titulada "Sr. Presidente, cuando se trata de nuestro dinero y nuestra sangre, entonces la decisión es nuestra", donde Grayson argumenta en contra de la guerra.

Grayson cita recientes encuestas de opinión que muestran que menos del 40% aprueba los bombardeos en Iraq y el 55% se opone a ellos, y señala que en esto él está con el pueblo estadounidense y contra el Presidente.

Pero algo que falta en los señalamientos de Grayson, es la urgencia para detener el comportamiento anticonstitucional del Presidente, mediante el juicio político, ya que más allá de la crisis en Iraq ocasionada por este gobierno y el anterior, representa el mismo Presidente un peligro existencial para los ciudadanos de Estados Unidos.