China y Rusia ofrecen una alternativa ganadora: Helio-3

13 de agosto de 2014

13 de agosto de 2014 — En los últimos días China y Rusia han avanzado en sus planes concretos para la industrialización de la Luna para la explotación del helio-3 y traerlo a la Tierra. Lyndon LaRouche destacó que estas iniciativas audaces son "impresionantes y una alternativa exacta ganadora frente a cualquier cosa que ofrezcan los británicos y Obama".

Ciertamente, los planes presentados son dramáticos y reflejan un compromiso claro dirigido a alcanzar completamente el potencial de la fusión termonuclear. La idea de explotar el helio-3 en la Luna salió del programa Apollo en la década de 1960, y del trabajo posterior realizado en la Universidad de Wisconsin inspirados por la promoción de la fusión que hacía la Fundación para la Energía de Fusión en la década de 1970. El resultado duradero y devastador del asesinato del Presidente John F. Kennedy es patente en el hecho de que Estados Unidos abandonó la exploración tripulada de las estrellas y para todo propósito significativo abandonó los esfuerzos por alcanzar la fusión termonuclear.

En vez de esto, como advirtió LaRouche este fin de semana, el gobierno de Obama no es más que pura finta y bravuconería, amenazando con confrontaciones y cambios de régimen mientras que la economía de Estados Unidos se hunde en un abismo. LaRouche señaló este lunes con ironía, que los británicos y Obama están "causando su propia extinción, están creando las condiciones para su propia extinción" con sus poses y amenazas de guerra. Estados Unidos y los británicos son puro bluff, en tanto que Rusia y China se preparan para una guerra de verdad al mismo tiempo que procuran encontrar las opciones que aseguren la posibilidad de hacer realidad el Imperativo Extraterrestre de la humanidad.

La Administración Estatal de la Ciencia, Tecnología e Industria de China emitió el domingo una declaración donde anunció que la próxima misión del Chang'e-4 será lanzar una nave espacial que dará la vuelta a la Luna y luego retornará a la Tierra. Esto es un paso vital en dirección hacia el establecimiento de la capacidad para traer helio-3 desde la Luna a la Tierra, y es una misión preparatoria a la misión del Chang'e-5 en el 2017 para probar la capacidad de recolectar muestras en la Luna, encapsularlas y enviar la cápsula a la nave espacial para llevar las muestras a la Tierra. Al mismo tiempo que se hizo este anuncio de la actualización de los planes del programa, una publicación científica china, Kejishun (Informe de Ciencia y Tecnología) publicó un informe breve sobre el programa lunar titulado "El helio-3 de la Luna puede dar a la humanidad la energía necesaria para los próximos 10,000 años".

También el fin semana, el periódico ruso Izvestia recibió y publicó partes de la copia que fue filtrada del esbozo del nuevo plan de 10 años del Programa Federal Espacial de Rusia, que cubre el período del 2016 al 2025. El documento informa que Roscosmos va a desarrollar los elementos claves de una base en la Luna y comenzará a construir los prototipos de cada uno de los módulos en Rusia en el 2018.

Es patente que luego de la cumbre de los BRICS, en Brasil el mes pasado, las perspectivas de colaboración entre China, Rusia e India en el contexto del proyecto del helio-3 han aumentado enormemente. Tanto India como China están buscando ampliar las bases para la colaboración, con un memorando de entendimiento en el fin de semana entre China y Arabia Saudita para trabajar conjuntamente en la energía nuclear, firmado entre la Ciudad Rey Abdullah para la Energía Atómica y Renovable, y la Corporación Nacional Nuclear china. El nuevo primer ministro de India, Narendra Modi, le dijo en forma diplomática a su homólogo japonés, el primer ministro Shinzo Abe, que el solo mantendrá en pie su visita a Tokio planeada para finales de agosto si primero se llega a un acuerdo sobre energía nuclear civil entre las dos naciones.

En tanto que China y Rusia siguen tomando la delantera para hacer posible la revolución del helio-3, Obama sigue presionando para que provocar una confrontación y una guerra. Aviones estadounidenses siguen bombardeando objetivos del Estado Islámico en Iraq sin la autorización del Congreso y sin haber señal alguna por parte de Obama de que intenta pedir al Congreso esa autorización. Alan Grayson, representante demócrata por Florida, escribió una editorial que fue publicada el pasado lunes 11 en el periódico USA Today, en la que dice: "Señor Presidente, cuando de nuestro dinero se trata, y cuando es nuestra sangre, entonces es nuestra decisión. ¿Quién está en lo cierto sobre la intervención militar en Iraq, el Presidente Obama o el pueblo estadounidense? Yo digo que el pueblo".

No hay duda, como señaló el lunes Lyndon LaRouche, que el Estado Islámico es un despiadado grupo genocida. Pero la estrategia de Obama ha sido un fracaso total y una violación evidente de la Constitución. Debe ser enjuiciado políticamente de inmediato. Solo entonces puede Estados Unidos volver a su perspectiva histórica y unirse a China y a Rusia para alcanzar la fusión termonuclear en los próximos años. Es esta batalla la que va a determinar si la humanidad va a sobrevivir más allá del verano.