Urge una movilización internacional de emergencia para detener el brote de Ébola en África occidental, ... estilo militar

19 de agosto de 2014

Urge una movilización internacional de emergencia para detener el brote de Ébola en África occidental, con una respuesta estilo militar

19 de agosto de 2014 — Las que siguen son las categorías prioritarias para intervenir de urgencia, que se necesita para detener la epidemia del virus Ébola (EVD) que se está diseminando en el África occidental, que es una emergencia de salud a nivel mundial. Se debe llevar a cabo una movilización internacional tipo militar. Presentamos algunas de las últimas informaciones que han dado las agencias de socorro para que se pueda entender a qué nos enfrentaríamos, y para dar una respuesta a gran escala, y para convocar a expertos para eliminar el virus y ejecutar las medidas.

Las medidas que es necesario tomar son similares, en principio, a las que se requerían y no se implementaron en Haití, como respuesta al desastre ocasionado por el terremoto del 12 de enero de 2010, que golpeó a un país cuya economía y su población de por sí vivían una gran pobreza. Hoy, en el África occidental, solo la escala del desastre es diferente y es mayor. Se trata de un microbio mortífero, el virus del Ébola, que es uno de los tres miembros de la familia Filoviridae, y contra el cual no hay un tratamiento médico o vacuna que se haya autorizado para tratar a las personas y a los animales. Los síntomas de la enfermedad del virus del Ébola (EVD) incluyen fiebre alta y hemorragia interna. El contagio del virus entre humanos se sucede a través de los fluidos corporales, que es relativamente más difícil que si fuera por el aire.

Actualmente, el único modo de salvar la vida de las personas es aislando a las personas que están enfermas, darles tratamientos complementarios (hidratación, ayuda para respirar, etc.), rastrear y aislar a las personas que han tenido contacto con el virus por el período de cuarentena, o sea, aproximadamente tres semanas, y reducir así la transmisión del virus. Dependiendo de cuál sea el estado de salud del paciente, un diagnóstico temprano y el tratamiento apropiado, la tasa de mortalidad entre los enfermos puede variar entre un 90% y un 50%.

En el caso de Haití, Lyndon LaRouche propuso el 23 de febrero del 2010 un plan logístico a fondo para responder a esta situación, planteando la necesidad de llevar a la población a terrenos más elevados, y reconstruir la infraestructura y las viviendas; esta propuesta le fue hecha personalmente al Presidente Obama por redes asociadas al Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos. Sin embargo, la Casa Blanca no les hizo caso. Ahora el cólera se estableció en Haití y en la isla la Española, así como la chikungunya, una fiebre viral reciente proveniente de África, además del resurgimiento de la malaria y de otras enfermedades. Esto tiene que detenerse.

La movilización a fondo para detener al EVD en el África occidental tiene que comenzar ya.

I. NECESIDADES BASICAS

La población que vive en la tres naciones en las que se desató el virus es de 23 millones de personas, 4.5 millones en Liberia, 12 millones en la República de Guinea, y 6.3 millones en Sierra Leona. Además, en Nigeria que tiene una población de 178.6 millones de personas, ya hay personas afectadas por el virus. El desplazamiento de la población y la interrupción de labores económicas necesarias, como ocuparse de las cosechas, imponen la necesidad de que se aseguren las necesidades básicas en general. Esto es grave en las áreas esenciales definidas por el brote de la enfermedad, pero incluso en toda una región más amplia del África Occidental, como se puede ver en los 15 países miembros de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), cuya población total es de 250 millones de personas.

Alimentos: El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la Organización de Naciones Unidas (ONU), dijo el 15 de agosto que debe asegurarse el alimento como mínimo para un millón de personas en Guinea, Liberia y Sierra Leona, que son las zonas mayormente golpeadas. Esto es un estimado conservador de las necesidades. El número va a aumentar, y esta necesidad se va a mantener por algún tiempo. En algunos lugares, hay camiones que están distribuyendo comida, incluyendo comida ya cocinada, según informó el 15 de agosto Steve Taravella, vocero del PMA. Se deben asegurar los suministros para que la gente se pueda alimentar, ya que no tienen los medios para preparar su comida. Las interrupciones en las zonas rurales, de modo automático significan la interrupción en la producción de las cosechas para subsistir y para comerciar. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, mundialmente conocida como la FAO, en colaboración con el gobierno de cada nación, debe suministrar planes de contingencia de inmediato.

Agua: Desde hace 10 años, solo el 63% de la zona más amplia de los países del CEDEAO tenían acceso seguro al agua, con una mínima o ninguna mejora desde entonces. Por lo tanto se debe establecer una plataforma para asegurar en las zonas en las que ha habido desplazamiento de la población, no solo el agua sino también establecer centros de tratamiento médico, asegurar la cadena alimenticia, y otras necesidades.

Higiene: Del mismo modo, se deben asegurar las medidas de higiene personal, bajo condiciones de desplazamiento masivo, como también en los hogares. Además, se tienen que establecer medidas para asegurar la higiene para la manipulación de los cadáveres, de los materiales contaminados, y se deben establecer exigencias relacionadas en la escala que sea necesaria.

Transporte: Existen muy pocas vías asfaltadas. Se tiene que organizar una flotilla de camionetas, tanques, camiones todo terreno con refrigeración, etc., al mismo tiempo que se cree la logística de envíos a nivel internacional para asegurar el almacenamiento y la distribución de combustible. La ONU, el Banco Mundial (BM) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), decidieron lanzar en paracaídas la ayuda de alimentos en algunas zonas, en especial en la zona de la cuenca del río Mano (en la frontera entre Liberia y Sierra Leona), donde habitan un millón de personas, y es el epicentro de la enfermedad.

Energía: Los hospitales y otros centros claves deben tener a la disposición planes de contingencia para asegurar que tengan electricidad.

Vivienda: Se debe establecer una vivienda adecuada, aunque sea como un campamento provisional, y que se pueda agrandar en caso de que sea necesario, que oscile entre barracas de emergencia a viviendas semipermanentes. Existen modelos militares de otro tipo para esto, que utilizan medios que van de unidades móviles a galpones de aro (la versión moderna de las barracas prefabricadas).

Instalaciones de Cuarentena: Que provean condiciones decentes a las personas que necesiten estar internados ahí para poder observar si se les manifiestan los síntomas del Ébola, o sea, un período de más o menos 21 días, y debe ser posible ampliarlos de acuerdo al lugar y el tamaño que sea necesario.

(Seguridad: Se tienen que tomar medidas de seguridad para proteger la vida diariamente, tener acceso a lo necesario, y la ayuda de salud y médica debe organizarse con los gobiernos anfitriones y los equipos que tienen esta misión.

II. SALUD PUBLICA

Capacidad de cuidado médico: Es vital que a los pacientes que tienen fiebre del Ébola se les asegure el acceso a todos los cuidados médicos necesarios, para reducir la fiebre, una buena higiene, que se asegure que se mantengan hidratados y bien alimentados, etc., porque actualmente no hay medicamento u otro tipo de cura para esta enfermedad. Solo hay tratamientos complementarios. Esto quiere decir, tener los servicios de salud, el equipamiento, los materiales y el equipo médico, en centros hospitalarios clave en la región en la que existe la epidemia; y establecer centros de emergencia.

Profesionales y trabajadores de la salud: Actualmente en la primera fila de esta pelea lo que hay son profesionales y trabajadores de la salud que forman parte de organizaciones de caridad y voluntariado, cuyo número está muy por debajo de lo que se necesita. Lo que se necesita es un personal medico de todo tipo con un compromiso multinacional. A principios de agosto, la OMS puso en acción un centro regional de coordinación en Conakry, pero la capacidad de despliegue está muy por debajo de las necesidades.

El 15 de agosto, Joanne Liu, de Doctores sin Fronteras (Médecins Sans Frontières), hizo un llamado urgente para recibir refuerzos. "Ahora estamos hablando de semanas; estamos diciendo que tomaría meses para poder comenzar a reducir la epidemia".

Hay más o menos 700 profesionales de la medicina de Doctores sin Fronteras distribuidos en las zonas de la epidemia; hay 50 funcionarios de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CPC) de Estados Unidos; además de algunas personas de otras organizaciones como Plan Ireland, la Cruz Roja, JHpiego, y otras. Samaritan's Purse está considerando en qué términos continuará enviado trabajadores de la salud, luego de que uno de sus médicos se contagió con el EVD, y lo enviaron de regreso a Estados Unidos para que se recuperara.

Localizar a los contagiados y la cuarentena: Localizar a las personas contactadas por un paciente de la fiebre del Ébola, para aislarlos y monitorearlos, es crucial para reducir la epidemia, la cual ahora proviene de varios epicentros. Esta tarea requiere de un trabajo de equipo bien coordinado; y requiere de lugares de cuarentena eficientes.

Educación: Se necesita el mejor trabajo con el que la comunidad pueda apoyar, para que podamos detener la propagación del virus, en el contexto del hecho de que el temor y la desesperación han sido impuestos después de años de pobreza obligada, la carencia de medios para una vida moderna, y las guerras, todo lo cual son políticas deliberadas del nuevo imperio británico en África. Por lo tanto tener un gran equipo de trabajadores de la salud es crucial, en medio de un contexto de intervenciones eficientes para proveerles alimento, seguridad y un futuro.

III. DESARROLLAR LA ECONOMIA

Además de concentrarnos en la necesidad de derrotar el terrible brote del virus del Ébola y la enfermedad misma, es necesario echar a andar un plan de desarrollo económico de gran escala tanto en África Occidental como en toda África. Se debe construir allí infraestructura vital permanente, agua, higiene, electricidad, transporte, y centros culturales y de investigación científica.

Entre las principales iniciativas de esta misión hay dos para el continente que fueron anunciadas recientemente: Sudáfrica decidió retomar y continuar su compromiso de expandir la energía nuclear, y la investigación en tecnología nuclear avanzada. Egipto dio a conocer su compromiso con la energía nuclear, la construcción de una Canal de Suez ampliado, y completar el proyecto agrícola de Toshka, el enorme jardín del desierto. Estas iniciativas, junto con el lanzamiento de tales proyectos que transformarán el continente, como el TransAqua, para poder controlar y dirigir la corriente de la gran cuenca del río Congo, son el vector de desarrollo con el que África Occidental hará que sus naciones florezcan.

IV. DEFENSAS INTERNACIONALES

Hay dos líneas de acción que obviamente de necesitan con urgencia:

Un programa científico de emergencia se debe llevar a cabo para derrotar al virus del Ébola, con una vacuna, medicamentos efectivos, y el fortalecimiento de los medios avanzados de isótopos para vencer a los virus enemigos. Esto requiere del más alto nivel de colaboración internacional. Una parte crucial de esto, es impulsar el conocimiento epidemiológico, a fin de poder trazar formas para intervenir en los virus relacionados que transmiten a los animales los murciélagos, en los que el virus del Ébola vaga en África, de modo que la enfermedad pueda ser erradicada de una vez por todas.

Las naciones deben asumir como una cuestión de rutina, medidas sanitarias de defensa provisionales y se deben activar protocolos de viaje en todos lados, en el contexto de un compromiso de un desarrollo económico.

Por ejemplo, la ruta de África hacia el Caribe tradicionalmente ha sido una vía a través de la cual viajan ciertas enfermedades infecciosas que afectan a los humanos, a las plantas y a los animales. Siendo la más reciente el virus chikungunya que llegó en el 2013, y brotó en la isla caribeña St. Martin, y desde entonces se diseminó hacia Estados Unidos y en todo el hemisferio. La Organización Panamericana de la Salud le está advirtiendo a los países del Caribe que se mantengan atentos y se preparen para la posibilidad de que haya un brote del virus del Ébola en la región. Se le debe proporcionar los medios para que se puedan defender, tanto a Haití y a todos los otros países en el Caribe.