Dempsey obliga a Obama a que se defina frente a la guerra contra el EIIS

25 de agosto de 2014

25 de agosto de 2014 — Fuentes vinculadas al Pentágono y a la Casa Blanca confirmaron que el general Martin Dempsey, Jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, se saltó el protocolo normal para forzar un cambio en la política del gobierno de Obama al respecto de la presente crisis que representa el llamado Estado Islámico (EIIS) en Iraq y Siria. De acuerdo a varias fuentes, el general Dempsey aprovechó que recientemente estuvo con el Presidente Obama en un acto conmemorativo en la zona de Washington, DC, para informarle personalmente sobre la amenaza inminente que representa el EIIS. En ese momento (justo antes de que Obama se fuera de vacaciones a Martha's Vineyard), las fuerzas del EIIS estaban a punto de lanzar un ataque para tomar la ciudad de Erbil, la capital de la región kurda. Con una serie de batallas decisivas, el EIIS ya había derrotado a las guerrillas kurdas (Peshmerga). Dempsey advirtió al Presidente que si la ciudad de Erbil caía en manos del EIIS, los rebeldes del Estado Islámico podrían dirigirse a la región kurda de Irán, y eso desataría una guerra regional mucho mayor que incluso alimentaría el conflicto entre los sunnitas y los shiítas.

Dempsey insistió que el Presidente tenía que autorizar un apoyo de emergencia a los kurdos, pero que el gobierno tenía que desarrollar una estrategia amplia para derrotar al EIIS, que involucre a la mayoría de los actores en la región en papel protagónico. En su conferencia de prensa con el Secretario de Defensa, Chuck Hagel, la semana pasada, el general Dempsey reiteró muchas de las cuestiones que le había planteado a Obama en su informe privado.

Según las fuentes en Washington, DC, el efecto neto, es que ahora el Presidente tiene que mostrar su juego. No puede eludir la responsabilidad constitucional que le imponen tanto el Artículo I Sección 8, como la Resolución de Poderes de Guerra, y tendrá que buscar la autorización del Congreso para cualquier otra acción militar. Es más, las fuentes confirman que Estados Unidos está compartiendo inteligencia con los gobiernos de Siria y de Irán. En el caso de Siria, como informó el periódico The Independent el fin de semana, las fuerzas armadas de Estados Unidos, por medio del BND alemán y otros servicios de inteligencia europeos, le está dando información de inteligencia al gobierno de Siria sobre las posiciones claves del EIIS. Y en Bagdad, el personal militar y de inteligencia de Estados Unidos, le están dando información de inteligencia a Irán, incluyendo a la Brigada Al Quds, a través de intermediarios confiables del gobierno iraquí. El general Dempsey fue muy cauto al seleccionar la formulación de sus palabras en su conferencia de prensa, dejando en claro que Estados Unidos todavía no está actuando como un "socio" de Siria o de Irán, pero aclaró que sí hay líneas de colaboración productiva cuando se trata de trabajar en contra de un peligroso enemigo común como el EIIS.

Las acciones tomadas por el Estado Mayor Conjunto, con el respaldo del Secretario de Defensa, Hagel, neutralizó a los asesores de la Casa Blanca en seguridad nacional del Presidente, como Susan Rice y Samantha Power. Al reconocer que el EIIS implica una amenaza mortal, el papel de Estados Unidos pasó de una asistencia humanitaria a un apoyo de combate militar, de manera que al respecto, ya no se puede evadir el debate y la aprobación que es potestad del Congreso.

Mientras tanto, el gobierno de Obama tiene que decidir todavía una estrategia verdadera en contra el EIIS, pero el que se haya forzado el debate y la cooperación de operaciones con Siria e Irán, ya cambió la ecuación, enfatizaron varias fuentes confiables.