La OTAN abandona los tratados de 1997 y 2002 con Rusia

28 de agosto de 2014

28 de agosto de 2014 — Aunque de dientes para afuera el Secretario General saliente de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, dijo ayer en Bruselas que la Alianza "iba a seguir respetando el tratado básico" con Rusia de 1997 y 2002, su afirmación de que Rusia ha violado ese tratado al "invadir" Ucrania, abre la caja de Pandora para que ocurran un sinnúmero de cambios sustanciales en la estrategia de la OTAN.

Rasmussen manipuló el complejo de inferioridad de los polacos y los otros tres Estados del Báltico, con su declaración de que ya no puede haber "miembros de la alianza de segunda o tercera, Estados miembros que no tienen tropas sustanciales de la OTAN en sus territorios que no se pueden defender en contra de una agresión [rusa]". La OTAN va a instalar más bases cerca de las fronteras orientales con Rusia, y va a construir una fuerza de intervención rápida que se pueda desplegar "no solo en cuestión de días o semanas, sino en cuestión de horas". En otras palabras, Rasmussen está proponiendo establecer bases avanzadas de tropas de la OTAN en la frontera del Báltico con Rusia, una violación clara al acuerdo de 1997 que él alega que se respetará.

Rasmussen alega que debido a que los tres Estados del Báltico tienen sustanciales minorías de origen ruso, Moscú podría usar eso de pretexto para la intervención militar, de acuerdo a lo que según él fue el modelo para la "invasión" de Ucrania. Mientras hablaba Rasmussen, la OTAN confirmó la filtración de la semana pasada de que Dinamarca sí se iba a unir al escudo antimisilístico de occidente (en contra de Rusia) con una fragata antimisiles especiales que se va a desplegar en el Mar Báltico. Rasmussen evadió comentar sobre la iniciativa polaco-báltica para la cumbre de la OTAN de la próxima semana, para que oficialmente se oriente el sistema de defensa antimisiles planeado en contra de Rusia, poniéndole fin así a la farsa de que estaba dirigido en contra de Irán.

También mientras hablaba Rasmussen, la agencia de noticias de Letonia, LETA, informó que el país va a ser el anfitrión de un ejercicio militar multinacional con el nombre clave de "Steadfast Javelin II" del 1 al 10 de septiembre, que incluirá 1000 efectivos de tropa de Estados Unidos, Canadá, Italia, Alemania, Bulgaria y Letonia, que van a trabajar conjuntamente para desarrollar la interoperabilidad entre las fuerzas armadas aliadas a la OTAN, y mejorar la planificación, coordinación, organización y ejecución de capacidades de las fuerzas armadas.

También se va a celebrar otro ejercicio militar en Letonia, con el nombre clave de "Silver Arrow 2014" entre el 29 de septiembre y 6 de octubre, en donde se van a sumar a las fuerzas de Letonia, unos 1000 efectivos de Estonia, Estados Unidos y el Reino Unido.

Lyndon LaRouche comentó hoy que esto tiene todas las trazas del desesperado imperio británico, que enfrenta una bancarrota imparable. En particular la propuesta polaca-báltica de apuntar hacia Rusia con el sistema antimisilístico, destacó LaRouche, van a recibir un duro revés en las naciones de la región, porque ellas realmente no quieren este tipo de enfrentamiento.