Xinhua: Obama creó el "caldo de cultivo" para el terrorismo

8 de octubre de 2014

8 de octubre de 2014 — El servicio de noticias oficial del gobierno chino, Xinhua, publicó el 7 de octubre un ataque cáustico sobre el papel de Obama en la creación del "caldo de cultivo para el terrorismo extremista" por todo el Medio Oriente. El periodista de Xinhua, Li Li escribe que 13 años de "una guerra total en contra de al-Qada" por parte de EU, ha convertido a toda la región en un "atolladero bélico, las vidas de sus poblaciones en una pesadilla, en tanto que el gran horror del terrorismo extremista se expande y profundiza". Con la nueva guerra de Obama en contra de Iraq y Siria, dice, "parece que Washington se está embarcando en una ruta igualmente peligrosa e inútil".

De manera interesante, el ex director de la CIA y ex secretario de la Defensa, John Panetta, quien era el mismo parte de este proceso desquiciado, le dijo a USA Today el 6 de octubre que "yo pienso que estamos en presencia de una especie de guerra de 30 años" que se va a extender más allá del Medio Oriente a Nigeria, Somalia, Yemen, Libia y otras partes.

Li Li de Xinhua ataca a Obama por tratar de "sacarle la vuelta a la ONU" y escribe que "Estados Unidos no debe autonombrarse como líder de la lucha en contra del terrorismo global, debido a su largo historial de doble rasero en esta materia, producto de su miopía e intenciones turbias".

Señala que el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, en su discurso ante el Consejo de Seguridad de la ONU el mes pasado, hizo un llamado a "pensamientos nuevos y pasos nuevos" para combatir el terrorismo, en donde la ONU y su organismo de seguridad tuvieran el papel principal, y en donde se abordaran tanto los síntomas como las raíces causantes del terrorismo", incluyendo medidas para el desarrollo económico.

En vez de esto, dice, Washington tiene sus propias reglas para definir el terrorismo "usándolo como excusa espuria para interferir en los asuntos internos de otros países" señalando en particular a Siria. Concluye: "Es muy aconsejable que Washington haga a un lado su vieja fantasía de ser el salvador del mundo en el combate al terrorismo global y realmente se comprometa en una cooperación internacional encabezada por la ONU".