El FMI admite que se avecina un crac global

9 de octubre de 2014

9 de octubre de 2014 — En su informe anual "World Economic Outlook" (Perspectiva Económica Mundial) dado a conocer previo a la reunión de otoño del FMI y Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI) reconoce que el mundo está al borde de una crisis importante. Usando un lenguaje típicamente esópico para quitarle el filo al impacto de su advertencia, los autores escriben: "Las fáciles condiciones financieras y la búsqueda de ganancias resultante, pudiera avivar al exceso financiero. Los mercados pudieron haber menospreciado los riesgos al no internalizar completamente las incertidumbres en torno a las perspectivas globales. Un aumento mayor al esperado en las tasas de interés de largo plazo de Estados Unidos, acontecimientos geopolíticos o un aumento importante en el desencanto podría desatar daños generalizados".

Una persona relacionada al FMI señaló que el informe anual sobre las "Perspectivas" siempre presenta una versión más rosa de lo que los autores realmente ven. Invariablemente, el FMI da a conocer "correcciones" periódicas a las Perspectivas que son más sinceras sobre la naturaleza real de la desintegración del sistema financiero trasatlántico y de aquellos que dependen de él.

La fuente, quien trabajó como director ejecutivo del FMI en un país asiático durante años, hizo tres observaciones después de reunirse con miembros de la junta directiva actual del FMI e importantes economistas miembros del equipo. Primero, tanto el FMI como el Banco Mundial se están volviendo cada vez más irrelevantes. La mayoría de los jefes de los bancos centrales y ministros de finanzas están en Washington para asistir a la reunión del G-20 y planean irse antes de que empiece la sesión formal del FMI-Banco Mundial el viernes. Estas sesiones van a ser cubiertas por subalternos. Segundo, se considera que los actuales directivos de los dos bancos son manifiestamente incompetentes, lo que contribuye aún más al fracaso de las dos instituciones de Bretton Woods.

Tercero, y más importante aún, el consenso abrumador entre los que asisten a la sesión esta semana es que, desde la reunión de primavera en abril, la economía de Estados Unidos se ha desplomado a una tasa acelerada, y ligan esto al desplome también de la Presidencia de Obama. Ven una desintegración de la democracia en Estados Unidos y les preocupa que el deterioro de EU tendrá consecuencias desastrosas en la economía mundial.

La fuente destacó que, mientras que los países del BRICS están adoptando acciones vitales y apropiadas para responder a la desintegración del anterior "consenso de Washington", hay no obstante una creencia generalizada de que el mundo se encamina hacia una guerra y otras calamidades a menos que Estados Unidos vuelva a asumir un papel dirigente viable, un papel que EU abandonó desde por lo menos finales de los 1990. La fuente, quien ha visitado Rusia tres veces este año, enfatizó que hasta rusos como Putin y Glaziev, que son claves en los avances en la colaboración del BRICS y OCS (Organización de Cooperación Shangai), creen que el mundo se encamina a la guerra a menos que EU cambie dramáticamente y retome su lugar como una nación líder.