El geopolítico fracasado de Obama hace que se estrellen los mercados

17 de octubre de 2014

17 de octubre de 2014 — Los mercados de valores de Estados Unidos y en particular los de Europa, se hundieron de nuevo el miércoles 15 junto con los precios del petróleo y los ya anémicos rendimientos de los valores del Tesoro de EU (el "refugio seguro" en la crisis), en tanto que los rendimientos de los bonos de los países europeos "periféricos" empezaron a dirigirse rápidamente en la dirección opuesta.

Claramente hay dos factores que están determinando este deslizamiento hacia una implosión financiera en el corto plazo. El primero es el reconocimiento del "desplome imperial". Es decir, que las economías europeas se están colapsando a la vez que los países que se mueven en la dinámica del BRICS están creciendo, una comprensión que golpeó con fuerza en los diez días previos y durante las reuniones del Banco Mundial y del FMI, y con la publicación del informe semestral del FMI sobre la economía mundial. La desastrosa política de Obama y del imperio británico de tratar de provocar a Rusia para orillarla a la guerra o a que capitule en torno a Ucrania, utilizando las sanciones financieras, se ha revertido y se ha convertido en un golpe fuerte en contra de las economías europeas. El Centro de Investigaciones de la Economía Europea (ZEW) de Alemania, anunció el 13 de octubre que incluso hasta Alemania estaba ahora "técnicamente en recesión" (justo cuando el ministerio del gabinete de Japón hacia un anuncio similar en Japón). Después del anuncio del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, de una "Emisión Cuantitativa" de dinero orgánico, nada milagrosa y por lo tanto fracasada, el 3 de octubre, el pánico se apoderó de los mercados de bonos gubernamentales en donde los grandes bancos de la zona del euro están bien hundidos en aguas tóxicas.

El segundo factor es claramente el Presidente Obama. Sus fracasos cada vez más obvios, que han dejado que el terrorismo del Estado Islámico (EI) y el brote de Ébola se salgan de control, han provocado repetidamente las caídas en el mercado estadounidense en los mismos 10 días.

No es de sorprender que el miedo a un crac haya alcanzado ahora un nivel tal que las promesas de la Reserva Federal de posponer indefinidamente las alzas en las tasas de interés, no han sido suficientes. El 14 de octubre, salió el primero de los presidentes de la Reserva Federal, John Williams, del Banco de la Reserva Federal de San Francisco, a decir que pudiera ser necesario un nuevo esquema de "EC" de impresión monetaria.