Obama y Holder: tráfico de drogas para la reina

23 de septiembre de 2013

22 de septiembre de 2013 — La revista Economist de Londres se manifestó eufórica en un artículo fechado el 21 de septiembre, debido a que Barack Obama y el Fiscal General Eric Holder están haciendo un trabajo excelente para promover la política de la reina británica a favor de legalización global de las drogas.

"El cambio está en marcha", celebra el Economist, y señalando con alegría el anuncio que hizo Eric Holder el 29 de agosto a los gobernadores de los estados de Colorado y de Washington, en el sentido de que no tienen que preocuparse de que los fiscales federales vayan a hacer cumplir las leyes antidroga federales, dado que se tomó la decisión de permitir que las autoridades estatales y locales tomen esas decisiones. El segundo de Holder en la Fiscalía, James Cole, indicó en un memorándum reciente a 93 fiscales federales que una "sólida" regulación estatal sobre la mariguana y "mercados dirigidos con firmeza" será el mejor modo de abordar las preocupaciones antidrogas del Departamento de Justicia.

Supuestamente el cambio de política es motivado por la preocupación de Holder respecto a los efectos de los lineamientos sobre condena obligatoria, una política destructiva que por décadas ha sembrado el caos en Estados Unidos, especialmente en las comunidades de las minorías. Pero esto es solo una cubierta para el respaldo de Holder a la legalización de facto, apenas disfrazada de una política antidrogas más "pragmática", lo equivalente a la fraudulenta "reducción del daño" que impulsa el capo del narcotráfico propiedad de Londres, George Soros.

Salta a la vista que los grandes bancos lavadores de dinero de Wall Street y de Londres, a los que Obama y Holder han protegido para que no sean procesados judicialmente, y que en el momento en que se apruebe la Glass-Steagall se irían a pique, son los beneficiarios de estas políticas. Por lo tanto no debe sorprendernos que el señor Holder, quien califica a esos bancos "demasiado grandes para ir a la cárcel", se desplegó como un hampón a la conferencia de la Junta de Congresistas Negros (CBC, por sus siglas en inglés) del 19 de septiembre para forzar un cambio de última hora en el panel de "Megabancos y el lavado de dinero del narcotráfico", organizado por la congresista Maxime Waters (demócrata de California), a fin de incluir el tema de las penas mínimas obligatorias. El propósito del panel no fue nunca dedicarlo a las penas mínimas obligatorias, pero Holder, quien en un principio tampoco estaba programado para que hablara, se las arregló para cambiar toda la naturaleza del evento, lo cual enfureció a muchos de los asistentes.

Agentes del aparato promotor de la legalización de las drogas financiado por George Soros, entre los cuales se encuentra Economist, entienden que Obama y Holder dieron la luz verde a la legalización de las drogas y están en movilización total en las América, en particular, exigiendo la legalización de las drogas por motivos medicinales, recreativos y económicos. Las naciones del Caribe, cuyas islas "paradisíacas" dependen del turismo, ya son un refugio para el lavado del dinero de las drogas y padecen de la violencia de las mafias narcotraficantes, son un blanco particular, con el argumento de que supuestamente la legalización de la mariguana es el mejor modo de "revivir" a sus economías devastadas.