Funcionario de Obama califica de "socios incondicionales" a los saudíes en la lucha antiterrorismo

28 de octubre de 2014

28 de octubre de 2014 — En su discurso el pasado sábado 25 en el Carnegie Endowment for International Peace, sobre cómo están "atacando la base financiera del EIIS", el subsecretario sobre Terrorismo e Inteligencia Financiera del Departamento del Tesoro de EU, David Cohen, exhibió el fraude estratégico de la política antiterrorista de Obama, al identificar a Arabia Saudita como un fuerte aliado de EU en la pelea contra del Estado Islámico (EI o EIIS).

"Y estamos trabajando estrechamente en especial con nuestros amigos del Golfo, que son socios incondicionales en la coalición contra el EIIS, para garantizar que ellos también tengan las herramientas adecuadas en el combate al financiamiento del terrorismo y que todos ellos usen esas herramientas de manera efectiva" dijo Cohen. Luego lo dijo explícitamente: "Nosotros apreciamos la colaboración estrecha y las fuertes medidas adoptadas por los Emiratos Árabes y los Sauditas para combatir el financiamiento del EIIS".

Cohen identificó cuatro fuentes claves de financiamiento del EIIS: ingresos petroleros (incluyendo los que pasan por Turquía), secuestros a cambio de rescates, "un sofisticado fraude por extorsiones" y otras actividades delictivas. Luego se refirió al apoyo que recibe el EIIS de donantes acaudalados y sus importantes vínculos con los financieros del Golfo, y se vanaglorió de qué tan duro está trabajando el Tesoro para identificar a esos donantes acaudalados, trabajando estrechamente con "aliados incondicionales" como Arabia Saudita.

La primera pregunta del moderador fue sobre los sauditas y los Emiratos. Cohen habló efusivamente sobre sus reuniones recientes en Arabia Saudita, que habían sido "muy, muy buenas" y que los saudíes estaban "profundamente comprometidos" a garantizar que no fluyera dinero para el EIIS, al-Qaeda o el Frente al-Nusra. Agregó que, en los últimos años, los saudíes "han hecho enormes avances en el combate al financiamiento del terrorismo". Siguiendo la línea de la actual propaganda británico-saudí, Cohen puso el peso principal por el financiamiento del terrorismo en Catar. Nadie de los asistentes al evento preguntó sobre el papel saudí en el 11 de septiembre, ni por las 28 páginas, ni el patrocinio saudí en general de los yihadistas salafistas.