Tenemos un concepto probado, como política, para derrotar la Peste Negra del imperio británico

13 de octubre de 2014

13 de octubre de 2014 – Nos encontramos al borde de una crisis global de desintegración, subrayó este sábado 11 Lyndon LaRouche, el pronosticador económico más destacado del mundo, y esta crisis se está desatando aceleradamente. A menos de que se haga algo para detener ese proceso, a lo que se enfrenta la humanidad "no será muy distinto de lo que fue la Peste Negra", que en el siglo 14 aniquiló alrededor de la mitad de la civilización europea.

Los esfuerzos del imperio británico y de su peón el gobierno de Obama para imponer urgentemente el esquema de "rescate interno" (robando a los cuentahabientes como en Chipre) para salvar su sistema en bancarrota, un esquema que varios funcionarios de finanzas británicos y estadounidenses tienen programado probar mediante ciertos "juegos de guerra financiera" que llevarán a cabo en Washington este lunes 13, constituye todo un plan "en memoria de la Peste Negra, exactamente", señaló LaRouche. "No es nada diferente a la Peste Negra".

"Y eso es contra lo que hay que pelear. No es posible encontrar una forma segura de hacer esto; no hay tal forma segura".

"Nos encontramos en el momento en el que hemos comprobado un concepto como política. Esa política va a funcionar, si se le deja que funcione. Y si no se le permite que funcione, olvídense de todo. Porque esto es como la señal de la Peste Negra. Si no hacemos al menos algunas de las cosas que se tienen que hacer, vamos a perder todo lo que alguna vez quisimos tener. Y son solo los que hagan eso, los que realmente merecen".

Precisamente en el momento en que LaRouche hablaba de este plan de batalla con sus asociados durante el fin de semana, la política del imperio británico de causar intencionalmente una Nueva Era de Tinieblas en todo el planeta, avanzaba inexorablemente. Mientras la pandilla terrorista del EIIS continúa presionando para apropiarse de Kobane, Siria y de Bagdad, Iraq, sus aliados y socios en Libia –-Ansar al Sharia—- anunciaron que ellos estaban a pocos días de lograr el control de Bengasi.

Tal y como LaRouche advirtiera el 10 de octubre: "Estamos en el umbral de algo que se está preparando para extenderse a toda la región. Estamos enfrentando la posibilidad inmediata de que se desate algo verdaderamente espantoso. Obama es responsable de promover esta guerra en el Medio Oriente. A menos de que lo saquemos de su cargo o se le arrincone a la impotencia por completo, las posibilidades de impedir que esta guerra se extienda son ínfimas".

De manera similar con la crisis del Ébola, que se está saliendo de control en el África occidental y ha comenzado a diseminarse hacia Europa continental. En España, las enfermeras y otros trabajadores de la salud han entrado en pánico y para no tratar enfermos que se han diagnosticado con Ébola, se declaran enfermas para no asistir al trabajo o simplemente se rehúsan a tratar pacientes que están en cuarentena y que pudieran tener Ébola, por el temor de que no tienen el entrenamiento necesario, ni el quipo de protección, ni siguen los protocolos para garantizar su seguridad. Pero el gobierno español, como todos los otros gobiernos de Europa, sigue imponiendo las políticas económicas de austeridad genocida de la Troika, que está acabando tanto con la infraestructura de salud como con el resto de la economía productiva.

Esto también es "la memoria de la peste negra, exactamente".

Pero igual que a la anterior Nueva Era de Tinieblas, a esta también la podemos derrotar con un Renacimiento de ciencia y de cultura clásica a nivel mundial, del tipo que han desencadenado el BRICS y las naciones aliadas, centrado en conceptos desarrollados y promovidos durante 40 años [1] por Lyndon LaRouche y sus asociados.