Partido bélico busca incendiar a Alemania

30 de octubre de 2014

30 de octubre de 2014 — Se está exportando a Alemania el caldo de cultivo británico para el terrorismo yihadista ("Londonistan") y el caos y violencia étnica del "choque de civilizaciones" instigados. La Liga de Defensa Inglesa (EDL por siglas en inglés) ha pasado varios años reclutando de entre los hinchas violentos de los clubes de futbol para sus marchas en contra de la gran población asiática (paquistaní, etc.) y musulmana en el Reino Unido.

Los disturbios de "hinchas contra salafistas" en Colonia del domingo 26, en donde más de 4,000 hinchas porristas se congregaron desde varias partes de Alemania y Europa, que degeneraron rápidamente en enfrentamientos callejeros con la policía, estuvieron basados explícitamente en el modelo del Reino Unido. Esto se produce después de las batallas callejeras entre curdos versus salafistas de hace unas semanas en Hamburgo y Celle, que las autoridades de seguridad han podido evitar que se repitan hasta ahora. Este modelo también se utilizó en Ucrania para consolidar el uso de las tropas de choque de los Banderistas en la Plaza Maidan después del golpe de Estado, de manera más grotesca a partir del 2 de mayo del 2014, cuando se usaron hinchas de clubes de futbol para "limpiar" las calles de Odessa de activistas contrarios al régimen de Kiev, acorralándolos en un edificio al cual le prendieron fuego después, matando a más de 50 personas. La operación fue dirigida clandestinamente por las Unidades de Autodefensa de la Plaza Maidan de Kiev y milicias que el oligarca gobernador de Dnepropetrovosk, Kolomoisky, envió a Odessa en coordinación con una marcha de fanáticos del futbol que asistían a un encuentro en esa ciudad. Provocaciones bélicas similares se utilizaron para que se iniciara la Guerra de los Balcanes el 13 de mayo de 1990, cuando los "ultras" de ambos clubes de fanáticos cocinaron la violencia mutua en un encuentro de futbol entre clubes de Zagreb y Belgrado.

Los hinchas contra salafistas (llamados 'HoGeSa" en Alemania) están planeando más manifestaciones frente a las próximas celebraciones en Alemania por la caída del Muro de Berlín y la reunificación nacional. El objetivo desestabilizador es profundizar el pesimismo cultural para cegar a la población sobre el futuro de optimismo que representan lo que China y las naciones del BRICS le están ofreciendo al mundo.

Igual que la intensa planificación y financiamiento llevado a cabo para desestabilizar a Ucrania, estas operaciones se caracterizan por una instrumentación con la calidad de una agencia de inteligencia, aprovechando a la vez de los perfiles sicológicos precisos de las poblaciones seleccionadas. Las (in)capacidades de contrainteligencia de Alemania frente a estos "acontecimientos" orquestados por agencias de inteligencia se pueden ver en su incapacidad para explicar lo qué está detrás de una serie de asesinatos en más de una década en Alemania, supuestamente llevados a cabo por una célula neonazi clandestina de tres personas, llamada la Nacional Socialista Clandestina (NSU por siglas en inglés) formada por grupos alemanes asociados a los grupos extremistas británicos "Sangre y Honor" y "Combate 18" que también operan en el entrono de los hinchas fanáticos de la Liga de Defensa Inglesa.

Alemania necesita desesperadamente discutir abiertamente las evaluaciones estratégicas y los planes presentados en la reciente conferencia del Instituto Schiller.