En la Asamblea General de la ONU, China golpea duro a EU por su política hacia Cuba

1 de noviembre de 2014

1 de noviembre de 2014 — El representante permanente de China ante las Naciones Unidas, Wang Min, tomó la palabra antes de la votación sobre la "Necesidad de ponerle fin al embargo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos contra Cuba" en la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) el 28 de octubre, y criticó fuertemente a Estados Unidos, al que acusó de violar la Carta de la ONU al mantener un embargo de cinco décadas en contra de Cuba.

"Esto no es solo una violación a los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y las resoluciones pertinentes de la Asamblea General, sino que es también el origen de enormes pérdidas económicas y financieras para Cuba" dijo el enviado chino.

Por 23 años consecutivos, la AGNU adoptó una resolución no vinculante con 188 votos a favor y 3 abstenciones. Estados Unidos e Israel votaron en contra.

Wang destacó que en el momento en que la economía mundial pasa apuros y los desafíos existentes a la seguridad alimentaria y energética, el embargo y las sanciones en contra de Cuba son "más irracionales que nunca antes. Al igual que la mayoría de los otros países, China espera que Estados Unidos, en cumplimiento a los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y las resoluciones pertinentes de la Asamblea General, le ponga fin lo más pronto posible a su bloqueo en contra de Cuba".

En los meses recientes han mejorado dramáticamente las relaciones cubano-chinas. El embajador chino ante Cuba, Zhang Tuo, dijo que la interacción de China y Cuba se ha vuelto un paradigma de solidaridad y cooperación entre países en desarrollo. Ha sido también pionera en el desarrollo de las relaciones de China con Iberoamérica. Dijo que durante su gestión como embajador, ha sido testigo de importantes intercambios de alto nivel cada año, entre ellos las visitas a China del Presidente cubano Raúl Castro y del primer vicepresidente Miguel Díaz Canel.

En julio pasado, después de la cumbre del BRICS en Fortaleza, Brasil, el Presidente chino Xi Jinping culminó su visita a Iberoamérica con una visita simbólica a las barracas desde donde lanzó Fidel Castro el primer asalto armado en 1953, que culminó seis años más tarde con el triunfo de la revolución cubana. También se reunió con el Presidente Raúl Casto. Cuba ha apoyado los llamados del BRICS a que Estados Unidos y Europa tengan menos dominio en los asuntos internacionales. El Presidente Raúl Castro elogió el lanzamiento del nuevo banco del BRICS con $100 mil millones porque contribuye a la creación de "un nuevo orden internacional".

Después de la visita de Xi a Cuba, apareció un comentario en la agencia noticiosa china Xinhua en donde se le urgía a EU a "repensar su política hacia Cuba". El artículo exhorta a Washington a que levante las sanciones, y destaca que China se ha convertido en "un inversionista extranjero cada vez más decisivo en Cuba" y le ha otorgado ayuda económica al país. "En vez de ser un obstáculo en la ruta al desarrollo de Cuba, Estados Unidos debería de unirse a China y a otros países para convertirse en socios constructivos de Cuba".