LaRouche plantea una franca evaluación del peligro de guerra

30 de octubre de 2014

30 de octubre de 2014 — Recientemente, Lyndon LaRouche ha hecho una serie de advertencias bien puntuales sobre el inminente peligro de guerra general que tiene como objetivos a las naciones euroasiáticas claves de Rusia y China, como resultado de las últimas provocaciones. En conversaciones con colegas durante las últimas 72 horas, LaRouche planteó su evaluación de que el mundo "se encuentra en el umbral de lo que podría ser la Tercera Guerra Mundial de una vez por todas".

"Nos encontramos tan cerca de una guerra termonuclear como nunca lo había estado el planeta hasta ahora. Ahora bien, podría ser peor; podría ocurrir una guerra peor. Porque en estas cuestiones, no se puede simplemente predecir, si o no, lo que va a suceder. Pero puedes decir, que si aplastas el botón, el botón apropiado, te vas a encontrar en una guerra, ya sea que tengas la intención de hacerlo o no. Y ahí es donde nos encontramos", señaló LaRouche.

Se refería a una serie de provocaciones, comenzando con el resultado de las elecciones nacionales en Ucrania el domingo 26 de octubre, donde en la Rada ganó una combinación de fuerzas de los partidos dominados por los oligarcas favorables a la OTAN. Apenas 48 horas después, los ucranianos retiraron su firma del acuerdo de demarcación que era el meollo del cese al fuego firmado para planear un acuerdo sobre la crisis de Ucrania oriental. Los partidos abiertamente nazis ganaron 15% de los votos en esas elecciones, y ya el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Gennady Gatilov, ha hecho un llamado a las Naciones Unidas para que considere la amenaza que plantea el fascismo revivido en Ucrania.

En Ucrania oriental, las fuerzas prorrusas que tienen el control de dos regiones van a realizar elecciones el domingo 2 de noviembre, las cuales cuentan con el apoyo de los rusos, como lo han declarado ya estos. Los países de la OTAN, junto con el gobierno ucraniano de Kiev, se oponen inflexiblemente incluso a que se lleve a cabo el referéndum, lo cual agrava la atmósfera de crisis.

El 28 de octubre, el gobierno polaco anunció una gran redistribución de tropas desde el oeste hacia el este del país. Con esta medida, durante los próximos meses y años las fuerzas armadas de este país miembro de la OTAN estarán colocadas en la frontera con Ucrania y Bielorrusia.

Las reseñas en la prensa occidental sobre el discurso del Presidente de Rusia, Vladimir Putin, el 24 de octubre en el Club Valdai, [1] en Sochi, Rusia, mienten descarada y agresivamente en que el discurso haya sido una amenaza directa a occidente, cuando en realidad fue una evaluación fría del peligro de guerra inminente y un llamado para abandonar la geopolítica de la era de la Guerra Fría, a favor del tipo de relaciones de cooperación que ahora encarna la colaboración del grupo de naciones BRICS y sus aliados.

Funcionarios de alta graduación en el Ejército Popular de Liberación de China también han tomado nota del nuevo militarismo que tiene como objetivo la región de Asia-Pacífico. En un discurso del 15 de septiembre, el general Peng Guangquian advirtió [2] que Japón ha regresado a su militarismo con el aliento de Estados Unidos y que de nuevo esto plantea el peligro de una guerra entre las grandes potencias de Asia. El llamado "pivote Asia" de Estados Unidos, que tiene como centro la nueva doctrina de guerra estadounidense denominada Batalla Aire Mar, ha fomentado a las facciones militaristas de Japón y Washington intenta crear un anillo de contención alrededor de China mediante los acuerdos militares adelantados con Australia, las Filipinas, Vietnam, Singapur, Corea del Sur y Japón.

Estos acontecimientos, entre otros, son los fundamentos que han llevado a LaRouche a renovar sus advertencias de un clima creciente hacia una guerra general. En el corazón de Eurasia, en particular en el Mediterráneo oriental, el Golfo Pérsico y hacia el norte de África, ha venido azotando una Guerra de Treinta Años desde la época en que Zbgniew Brzezinski lanzó por primera vez el Plan de Bernard Lewis para fomentar la barbarie de la Era de Tinieblas bajo el disfraz del fundamentalismo islámico para golpear el punto débil de la Unión Soviética en 1979, y el comienzo de la guerra entre Irán e Iraq un año después.

Todos estos factores, advierte LaRouche, se juntaron en lo que él advirtió en 1999 como la "Tormenta sobre Asia" [3] en un destacado programa de televisión.

En las conversaciones del domingo y el martes, LaRouche explicó cuales son los factores que pueden conducir a una guerra de extinción global e hizo un llamado para la destitución inmediata del Presidente Obama de su cargo como un remedio urgentemente necesario.

"Desde el domingo en la noche aproximadamente", le dijo LaRouche a sus colegas el martes 28, "la totalidad de la región pertinente, que irradia desde Europa, pero con centro en Rusia, China y otras naciones en esa región, se ha creado un potencial enorme, muy serio, para una guerra general, que involucra a Rusia y a otras naciones a su alrededor, que conduciría obviamente a incluir a China como parte clave de la guerra.

"Porque lo que ha sucedido en términos del engaño en curso, es que la amenaza es tal que si Rusia no resistiera, y si la resistencia fuese a llegar a una conclusión, estaríamos muy pronto en una guerra termonuclear, con centro en la misma Rusia, y toda la región de esa parte.

"Esto", advirtió, "es actualmente el potencial presente. Eso no quiere decir que es un acontecimiento predeterminado. Significa que la probabilidad de tal evento es grave. Y significa que el mundo entero puede pronto estar en guerra, con un genocidio general, como resultado de la reacción en cadena de los efectos de cualquier acción tal.

"Ahora bien, esto quiere decir también que el aspecto clave de esto es también Obama. La necesidad de sacar a Obama de su puesto, es más grande que nunca, hasta ahora. Se le tiene que sacar del cargo, o algo comparable a eso... porque Obama es en esencia una pieza británica. Él ha sido una pieza británica y una herramienta de los británicos desde que comenzó su carrera...

"Por lo tanto", explicó LaRouche, "esta cuestión es inflamable, y estamos tan cerca de la guerra termonuclear como nunca lo había estado el planeta hasta ahora. Podría ser peor; podría ocurrir un tipo de guerra peor. Porque en estos asuntos, no se puede predecir simplemente, si o no, lo que va a suceder. Pero puedes decir, que si aplastas el botón, el botón apropiado, te vas a encontrar en una guerra, ya sea que tengas la intención de hacerlo o no. Y ahí es donde nos encontramos.

"A menos de que se suprima ese alto potencial, mediante alguna buena acción fortuita, o cuando menos moderada, estamos en el peligro, esta semana o quizás más adelante, de una guerra general termonuclear global.

"Así que estamos en una balanza, en donde lo que ocasionas, es el transcurso de una amenaza de guerra termonuclear general. En otras palabras, no tenemos la prueba de que está a punto de suceder una guerra termonuclear general. Lo que si tenemos es una exposición muy clara, de una amenaza muy agresiva de una guerra termonuclear. Lo cual no significa que va a suceder, sino que significa que se amenaza con que suceda, y la amenaza es mayor de lo que haya sido nunca hasta ahora, en esa región del mundo.

"Esto significaría que Irán estallaría; significaría que China estaría involucrada en esto; significaría que India estaría involucrada en esto. Por lo tanto, el mundo se destruiría en general y se destrozaría, si esto no se pone bajo control".

Estas son las consecuencias, advirtió LaRouche, si no se toman medidas de inmediato para destituir a Obama del cargo por medios constitucionales, seguido de acciones para reparar las relaciones con Rusia, China, India y otras naciones prominentes que están ahora bajo la amenaza de guerra general, para dar marcha atrás a la trayectoria actual.

Air Jordan 1