La gigantesca Emisión Cuantitativa de Japón es pura morfina financiera

7 de noviembre de 2014

5 de noviembre de 2014 – El pasado 31 de octubre, el Banco de Japón anunció llevaría a cabo un plan de Emisión Cuantitativa (EC) ferozmente inflacionaria, para imprimir dinero e inyectarlo al sistema bancario, en una cantidad equivalente al 15% de su PIB, una maniobra suicida que pretende ayudar al imperio británico para impedir su inevitable bancarrota inminente, mediante el expediente de proporcionarle liquidez ficticia al sistema financiero. Lyndon LaRouche comentó que con esto, Japón responde a la realidad de que no existe ya una economía japonesa que dirigir, que no tienen ninguna fuente de ingreso, y que no tienen ninguna palanca con China que sería la única alternativa económica a la que pudieran recurrir si cambiaran su enfoque actual. Japón por lo pronto está estrechamente ligado al sistema financiera transatlántico.

El portal electrónico especializado en finanzas Seeking Alpha, publicó el domingo 2 de noviembre un artículo donde caracteriza sin rodeos la maniobra japonesa con un encabezado que dice: "Japón: CE como morfina para un paciente terminal" (Japan: QE as morphine for a terminal patient). El artículo dice que la fecha del Halloween 2014 se recordará como "el día en que Japón se suicidó, una prueba más de que tan superficiales y tercos son los que operan en estos mercados, carecen de todo entendimiento del contexto histórico, de las consecuencias a largo plazo, guerras y política, y de la mente humana". Concluye más adelante que "el megalómano [primer ministro japonés] Shinzo Abe y sus títeres demente delirantes del banco central" adoptaron una política desastrosa. "En verdad la EC es morfina, y Japón nos ha mostrado hoy que la morfina puede aliviar el dolor, pero es también al final el asesino de última instancia".

Stephen Harner se muestra igualmente de horrorizado en un artículo que escribió en la revista Forbes el martes 4, donde califica a la maniobra japonesa como "una de las acciones mas riesgosas, si no imprudentes y posiblemente desastrosas en la historia mundial de la banca central". Un artículo del miércoles 5 de la agencia Bloomberg publicado en el Economic Times califica a Kuroda de "orate", y a su política como "la burbuja de bonos más obvia en la historia moderna... El mercado de deuda de Japón se podría derrumbar de tal manera que haría que el derrumbe de Lehman Brothers en el 2008 se vea como un ejercicio de calentamiento... la reciente maniobra de Kuroda significa que el plan de CE de Japón podría durar por siempre y ahora el fondo de pensiones más grande del mundo [en Japón] está invirtiendo en acciones. Kuroda está convirtiendo al Banco de Japón en la compañía de gestión de activos más grande del mundo".

Otro cable de Bloomberg fechado el 4 de noviembre saca la conclusión obvia de que el presidente del Banco de Japón, Kuroda, de hecho le h a "lanzado el guante a Draghi", director del Banco Central Europeo, para que haga lo mismo o si no, el euro se revaluará terriblemente frente al yen japonés. El consejo del BCE se reúne esta semana para su junta mensual, en medio de luchas faccionales que se han hecho públicas en torno a si proceder o no con una EC en grande, como lo exigen los británicos. "A menos que Draghi emule la medida de compra de bonos de deuda pública a gran escala, o sea la EC, de su homólogo del Banco de Japón, el dinero prestado a bajo costo en Japón podría inundarse cada vez más en activos europeos, aumentando el valor de la moneda de las 18 naciones", dice un analista de Westpac Banking Corp que cita el cable de Bloomberg. Un banquero de Barclays declaró que: "El BCE va a redoblar el paso, pero para ellos las cosas no están tan mal todavía como para que lo hagan ya".